Le entregó $ 30.000 a un intermediario y recuperó su moto robada, pero LO MATARON por no completar el pago

Domingo, 16 de Mayo de 2021 09:18

Peritajes en el lugar del crimen



El viernes último, alrededor de las 21.30 horas, Alejandro Omar Díaz, de 27 años, fue atacado a tiros por cuatro individuos que se movilizaban en motocicletas. Uno de los tiros impactó en la espalda de Díaz. Tras ser herido gravemente, vecinos de la zona lo trasladaron en una camioneta particular al hospital Carrillo, donde falleció.

Díaz se juntó con un primo y el dueño de una gomería ubicada en Rufino Cossio al 2.800 a charlar y a tomar una gaseosa. A las 21.15 emprendió el regreso a su casa del barrio 240 viviendas, ubicada en el sur de la ciudad. Se despidió y partió en su moto Honda CG roja. “Me siguen, me siguen”, gritó antes de ingresar al local. Por detrás de él, pasaron cuatro jóvenes a toda velocidad en dos motocicletas. Cuando sus allegados fueron a verlo, descubrieron que había recibido un balazo en la espalda. Lo subieron a un vehículo particular y lo llevaron al hospital Padilla, donde falleció.

“Fue todo muy rápido. Escuchamos al menos dos disparos, el ruido de motos acelerando, gritos y risas. Salimos y nos dimos con ese cuadro espantoso. No se puede creer lo que sucede en esta provincia”, destacó Mario Jiménez, que vive en la misma cuadra del local.

Inicialmente, se pensó que habrían intentado robarle la moto. Pero esa versión quedó totalmente descartada con el correr de las horas. Los hombres de Homicidios, al mando de los comisarios Juana Estequiño, Diego Bernachi y Jorge Dib, sumaron indicios para sospechar que se trataría de una cruel venganza.

La víctima sufrió días atrás el robo de su moto. “Él estaba desesperado por recuperarla porque era su medio de movilidad. Entonces, según dicen los vecinos, se contactó con una persona que le habría prometido recuperarle el rodado”, contó Mirta del Valle Garía, allegada de Díaz.

A las pocas jornadas, el contacto se presentó y le dijo que podía conseguirle la moto, pero que debía pagar un rescate de 30.000 pesos. “Los changos de la gomería contaron que él se movió un montón para juntar la plata. Eso era lo que se decía en el barrio y de pronto se lo vio aparecer con el rodado”, comentó Hugo Nieva.


Los pesquisas tratan de encontrar a la persona que hizo el trato con los ladrones de la moto de Díaz. Habrían recibido información de que no había completado el pago y que por esa razón, el grupo de asaltantes decidió cobrarse venganza con Díaz. No se descarta que el contacto haya sido un efectivo policial en actividad.