Alerta mundial por el avance de la variante Delta: volvieron los toques de queda y endurecen las restricciones

Sábado, 17 de Julio de 2021 22:45

Varios países europeos reinstalaron fuertes medidas para tratar de reducir los contagios por la cepa del coronavirus.



El rápido avance de la variante Delta del coronavirus a nivel global está obligando a varios países a rediseñar sus estrategias para tratar de aplacar las consecuencias de este rebrote más grave de la enfermedad. Uno de estos casos es el de Europa, donde ante el miedo de un fuerte rebrote en las próximas semanas ya comenzaron a incrementar las restricciones a sus ciudadanos o endureciendo las condiciones de entrada a sus territorios.

Por ejemplo en la turística isla de Mykonos, capital de la fiesta nocturna en Grecia, a partir de ahora las discotecas cerrarán temprano tras la imposición de un toque de queda nocturno entre la 1 y las 6, el mismo horario del aplicado en la víspera en Barcelona.

A su vez, Francia exige desde este sábado una prueba negativa de la enfermedad en las últimas 24 horas a todos los no vacunados procedentes de Reino Unido, España, Portugal, Chipre, Grecia y Países Bajos. Esto además de haber incluido en su lista “roja” de países por riesgo pandémico a Cuba, Indonesia, Mozambique y Túnez.

La variante Delta también se está diseminando velozmente por Italia, donde siguen aumentando los contagios y las víctimas, mientras se confirman señales de mayores ingresos en terapia intensiva. En este contexto, se destacan los contagios entre los ya vacunados pese a lo cual los expertos reiteraron la invitación a inmunizarse porque, según insisten, las dos dosis del suero previenen las formas más graves del coronavirus, y por lo tanto las hospitalizaciones y muertes.

Este restaurante de Barcelona debió cerrar más temprano tras la entrada en vigencia del toque de queda nocturno por el avance de la variante Delta del coronavirus. (Foto: captura de AFP)

Mientras tanto, el Gobierno de Estados Unidos pidió este sábado que se vacunen contra el coronavirus quienes se resisten a la inmunización, debido al aumento de contagios, internaciones y fallecimientos propiciadas por la variante Delta, que ya es la mayoritaria en la transmisión comunitaria del país.

“Hay un mensaje claro que está llegando: esto se está convirtiendo en una pandemia de personas no vacunadas”, alertó la directora de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Rochelle Walensky.

Poco después y con palabras muy similares, el presidente Joe Biden alertó sobre el peligro de las personas y grupos que desinforman sobre las vacunas y la pandemia en las redes sociales, principalmente Facebook. “La única pandemia que tenemos está entre los que no están vacunados. Están matando gente”, dijo antes de partir de la Casa Blanca en helicóptero.

Por su parte, sólo Asia representa casi un tercio de los nuevos casos notificados diariamente (una media de 145.840 casos al día, un 28% más que la semana anterior). Indonesia alcanzó un récord mundial de contagios reportados cada 24 horas con 54.000, y de esta manera se convirtió en uno de los principales focos de la pandemia en el continente debido en gran parte a la cepa Delta.

En Tailandia, las autoridades anunciaron este sábado un récord de 10.082 contagios y 141 muertes en medio de una grave ola, que amenaza los planes de eliminar la cuarentena obligatoria a los viajeros vacunados a partir de octubre.

Tras imponer un toque de queda nocturno y otras restricciones desde el pasado lunes, el Gobierno evalúa endurecer las medidas en el país ante el imparable aumento de los casos confirmados, que están causando una gran presión en el sistema sanitario.

En Birmania, la falta de oxígeno y la saturación de los hospitales se suman a la desconfianza de la población hacia la junta militar que tomó el poder tras el golpe de Estado del pasado 1° de febrero.

Familiares de una víctima indonesia del coronavirus oran por ella en un cementerio de la isla de Java. (Foto: AFP/Juni Kriswanto)

El panorama en Oceanía y África por la variante Delta

Asimismo, las autoridades australianas endurecieron las restricciones en el área metropolitana de Sidney, la ciudad más grande del país, luego de que un confinamiento de varias semanas no lograra contener un rebrote de coronavirus asociado a la variante Delta, más contagiosa y virulenta.

Los negocios considerados no esenciales deberán cerrar en toda la ciudad y sus alrededores, mientras que los habitantes de los suburbios más golpeados enfrentarán un confinamiento más estricto a partir de la medianoche de hoy, informó a la prensa Gladys Berejiklian, jefa de Gobierno del estado de Nueva Gales del Sur.

En medio de un abrupto incremento de casos de coronavirus debido la rápida propagación de la variante Delta, África se enfrenta a su peor momento desde el inicio de la pandemia. Un sistema de salud colapsado y en muchas zonas inexistente, una campaña de vacunación que transcurre lentamente mientras expertos imploran a otras regiones la donación de excedentes de dosis, y una desnutrición del 20% conforman un cóctel explosivo.

El actual mes de julio marcó un punto de inflexión en la curva epidemiológica del continente africano, ya que superó con creces el techo establecido en enero pasado, y la proyección actual aleja cada vez más la idea de una baja en la tasa de contagios.

Una calle del centro de Sidney desolada por las nuevas restricciones dispuestas por las autoridades australianas. (Foto: AFP/Steven Saphore)

La amenaza Delta en América Latina

El gobierno de la capital mexicana anunció hoy que la variante dominante entre los contagios ya es la Delta, una mutación mucho más contagiosa que las anteriores, y representa entre el 60 y el 65% de los casos. El país ya acumula un total de más de 2,6 millones de casos y de 236.000 muertos por coronavirus desde el inicio de la pandemia.

En tanto que el director de Vigilancia de la Salud de Paraguay, Guillermo Sequera, anunció este sábado que todos los viajeros procedentes del exterior deberán cumplir una cuarentena obligatoria por cinco días, en una medida que busca evitar el ingreso de la cepa india de la enfermedad. La medida comenzará a regir desde el próximo miércoles y afecta a todos los que ingresen al país, sean paraguayos o extranjeros.

A su vez, la posibilidad de que la variante Delta pueda expandirse en Ecuador ha generado preocupación y debate, luego de que las autoridades sanitarias confirmaran esta semana los primeros diez casos, de los cuales cinco fallecieron. Por el momento la nueva amenaza (que incluye un caso de la subvariante “Delta plus”) ha sido detectada en Guayaquil y también en la provincia costera de El Oro, en el sudoeste del país y fronteriza con Perú.

Mientras, Uruguay registró este sábado sus primeros casos de la nueva cepa, de la cual se confirmaron 26 contagios en personas que permanecen en buen estado de salud y con “seguimiento estrecho”, según informaron las autoridades sanitarias. Los contagiados por Delta arribaron desde cuatro países diferentes.

Por su parte, la identificación de 15 viajeros que regresaron a la Argentina con la variante Delta disparó las alertas y el Gobierno nacional advirtió que reforzará los controles en las fronteras terrestres y aéreas, y para garantizar el cumplimiento del aislamiento obligatorio para los ciudadanos que ingresen al país.