Juguetes sexuales, látigos y lencería: detuvieron al “Jeffrey Epstein argentino”, ¿Quién es el verdulero abusador del sillón rojo?

Lunes, 19 de Julio de 2021 10:40

Alejandro Blanc Pardo se jactaba de ser el "Jeffrey Epstein" argentino



En una perversa demostración de poder, Alejandro Blanc Pardo, de 45 años, se jactaba en las redes sociales y en sitios pornográficas de ser el "Jeffrey Epstein" argentino, en alusión al magnate estadounidense condenado por abuso de menores. El sujeto fue detenido por abusar y filmar a sus víctimas, entre ellas mujeres extranjeras en situación de vulnerabilidad y menores de edad, lo que le valió un nuevo apodo: "el pedófilo del sillón rojo".

Sofá rojo es el nombre del operativo policial que buscaba apresar a Blanc Pardo por "trata de personas, abuso sexual, pedofilia, corrupción de menores y producción y distribución de imágenes de abuso sexual infantil", lo que finalmente ocurrió en la localidad de Haedo, tras siete meses de investigación y dos mil horas de escuchas telefónicas por la División de Delitos Complejos y Crimen Organizado de la Policía Bonaerense.

En su vivienda ubicada en un complejo, en Emilio Castro, los investigadores encontraron los dos sillones rojos que aparecen en varias filmaciones que subía a perfiles que tenían casi siete mil seguidores registrados y más de cien mil visitas a sus imágenes.

Además, había juguetes sexuales, lencería, 100 gramos de cogollos de marihuana, licores importados, látigos sadomasoquistas, cámaras y preservativos, una docena de DVDs, una pistola Glock y otra Bersa Thunder, ambas de 9 milímetros, disfraces y municiones.


En un cajón también encontraron una hoja manuscrita con nombres de más de 20 mujeres.

Los dos sillones rojos que aparecían en las filmaciones de Blanc Pardo.

Blanc Pardo tenía antecedentes: fue condenado en 2013 a tres años de prisión en suspenso por "abuso sexual con acceso carnal" de una adolescente de 14 años.


Otra de sus características es que se jactaba en redes sociales y sitios porno amateur del tamaño de su miembro, al que comparaba con un desodorante, lo que lo convirtió en una suerte de estrella de culto en esos ámbitos.

Para captar a sus víctimas, el abusador les ofrecía distribuir volantes de su agencia de motocicletas, mientras que las filmaciones de los abusos eran llevadas a cabo en una verdulería, en el partido de Morón y propiedad del detenido.

En ese lugar, montó un set de filmación para grabar a sus víctimas mientras él y otras personas abusaban de ellas. Un detalle es que la cara de los hombres estaba tapada, mientras las caras de las mujeres estaban al descubierto, por lo que analizaban las imágenes para identificar más testigos que puedan declarar.

Blanc Pardo quedó detenido junto a su pareja, una mujer de 43 años.

La denuncia con la que comenzó la investigación fue radicada en diciembre pasado por una joven de 19 años, que aseguró tener 14 años cuando fue contratada por el abusador para repartir volantes.

Al poco tiempo, él "comenzó a seducirla" y filmó los encuentros para subir luego "a distintas páginas pornográficas sin conocimiento de la víctima", a quien también obligaba bajo amenazas a prestar servicios sexuales a sus clientes y también que llevara a sus amigas, menores de edad como ella, para someterlas.

Para los investigadores, la prueba recolectada permite "demostrar la existencia de una organización criminal, dedicada a la captación de personas en situación de vulnerabilidad" que luego son "sometidas a la humillación, explotación del sentimiento de culpa y el control de la vida personal de las víctimas".

"De la pesquisa realizada y seguimiento de los imputados, se pudo observar que frecuentan la salida de distintos establecimientos educativos primarios y secundarios, así como también clubes a los fines de captar futuras víctimas, a las cuales las eligen por su condición social de clase baja, chicas de barrios carenciados", dijeron. /Crónica