Pidió permiso para ir a ducharse y desapareció: cómo fue la fuga de Rejas

Martes, 28 de Septiembre de 2021 09:29

El condenado a prisión perpetua por la desaparición y muerte de Milagros Avellaneda y Benicio Coronel se escapó en noche del lunes de la sede de Bomberos, en donde se encontraba alojado desde el miércoles pasado.



Roberto Carlos Rejas, un ex agente del Servicio Penitenciario que fue condenado el pasado miércoles a prisión perpetua por el asesinato de Milagros Avellaneda y del hijo que ambos tenían en común, de nombre Benicio, protagonizó este lunes un insólito escape desde la Dirección General de Bomberos de Policía de Tucumán, donde se encontraba alojado a la espera de su traslado a un penal.

Según detalló Silvia Furque, abogada de la familia de Avellaneda, el detenido pidió ir a ducharse y el permiso fue concedido, entre las 21 y las 22.30. Pero cuando entraron a constatar que todo marchara con normalidad, Rejas ya no se encontraba en el lugar.

Las primeras versiones dan cuenta de que el ahora prófugo de la Justicia salió por una pequeña ventana, ubicada a unos dos metros de altura, ya que el sanitario se encontraba en un primer piso.

Los investigadores creen que tuvo colaboración externa para llevar a cabo la fuga. Estudian si fue asistido por un automóvil que lo esperaba en las inmediaciones de la Dirección General de Bomberos, con algunos sujetos a bordo que incluso podrían ser quienes lo visitaron en esa dependencia el día domingo, según publica Clarín.

Al momento de la fuga, de acuerdo a información aportada por fuentes policiales, García llevaba puesta una remera blanca, pantalón de gimnasia y zapatillas negras. En este sentido, se precisó que se informó de esta situación a los puestos fronterizos de la provincia, para evitar que el fugitivo salga de Tucumán.

“Estoy al borde del llanto con todo lo que está pasando. No se puede creer que se haya escapado así”, exclamó Furque en diálogo con La Gaceta. Además, manifestó que “era sabido que esto pasaría”.

En esa dirección, afirmó que García “no tenía nada que perder después de haber recibido semejante condena” y cuestionó a los jueces que lo enviaron a ese lugar. “Tendría que haber pasado directamente a la cárcel”, remarcó.

Este lunes por la mañana, Amalia Ojeda, la mamá de la víctima, fue amenazada de muerte por dos sujetos. "Vieja de mierda, cerrá la boca porque te vamos a matar. Dejá de hacer quilombo", le dijeron. Las autoridades policiales le designaron una custodia en su domicilio. La mujer realizó la denuncia en la seccional 11°.

Durante el juicio, Ojeda puso sobre la mesa una sospecha personal: consideraba que Rejas tenía llegada a altos mandos de las fuerzas policiales provinciales. Su hipótesis se generó durante un episodio en el que fue hasta el domicilio del acusado para pedirle explicaciones por la desaparición de su hija y su nieto.

"Me dijo que no sabía con quién me estaba metiendo, que eran todos de la Policía Federal. Me fui a la comisaría 11, donde me hicieron demorar, y me dijeron que Milagros era bastante grande y que se podía enojar si yo hacía la denuncia. No me tomaron la denuncia", relató la mujer ante la fiscal Dra. Estela Giffoniello, según consignó El Tucumano.

El caso


El 28 de octubre de 2016, Milagro de los Ángeles Avellaneda, de 26 años, y Benicio, su hijo de 2, desaparecieron sin dejar rastros tras salir de su casa en el barrio Lola Mora (al este de la capital tucumana).

La joven no llevaba el documento de su hijo ni hizo retiros de dinero en ningún cajero. Desde aquel día no hubo más datos sobre ellos. En ese contexto, quedó detenido como sospechoso Rejas, padre del pequeño, quien se desempeñaba como guardiacárcel.

En mayo de 2018, el juez Víctor Manuel Rougués elevó a juicio la causa y el 22 de septiembre pasado, pese a que nunca se encontró a las víctimas, el acusado fue condenado a cadena perpetua, tras ser encontrado culpable del delito de doble homicidio agravado. Quedó establecido, además, que si Rejas confesaba dónde hallar ambos cuerpos, existía la chance de revisar la sentencia.

La Justicia, en el mismo fallo, decidió absolver a Estefanía Ávila, la novia de Rejas al momento de la desaparición de Avellaneda y su hijo, y Marcelo Fabián Gómez, un amigo, quienes habían sido acusados de encubrimiento.