"Venía preparado para hacer más tiros" se le oyó al asesino de Yerba Buena

Jueves, 14 de Octubre de 2021 07:14

DETENIDO. Gerónimo Helguera, ensangrentado tras haber sido golpeado por los furiosos testigos del crimen, es trasladado por la Policía.



La frase del asesino erizó la piel de quienes alcanzaron a escucharlo. "Venía preparado para hacer más tiros" dijo Gerónimo Helguera, el sujeto de 29 años que el miércoles a la mañana, ingresó armado a un edificio de oficinas de Yerba Buena y efectuó un disparo que impactó en la cabeza de Mariela Márquez, de 34 años, quien murió horas más tarde.

Leé también: El agresor que le disparó a Mariela declaró que buscaba venganza contra un ex compañero de secundaria

Podría haber sido tomada como el desvarío de una persona que, según dijeron sus familiares, está bajo tratamiento psiquiátrico hace varios años, pero las evidencias que se encontraron en su mochila sugieren otra cosa. El homicida llevaba consigo decenas de proyectiles, un cuchillo y se había colocado proectores auditivos.

Además de los detalles sobre su condición mental, el padre y un hermano del detenido contaron que tiempo atrás se extravió en el cerro, que intentó quitarse la vida y que pasaba gran parte del tiempo recluído en su habitación, donde mataba el tiempo jugando Call of Duty, un popular juego de video con temátrica bélica.

La familia de Helguera no sabe de dónde sacó el arma, aunque sospechan que podría pertenecer a su abuelo. Tamién aclararon que nunca supieron que, durante sus años de cursado en el colegio Boisdron de Yerba Buena, haya tenido algún problema personal con un compañero de apellido Ledesma, como trascendió en un primer momento.

La hipótesis que manejan los investigadores es que Luis Fabián Gómez, el portero que forcejeó con Helguera cuando sacó el arma e hizo el primer disparo, y Luis Pablo Franco, el mozo que lo ayudó a reducir al asesino, evitaron una masacre, aunque nada pudieron hacer para salvarle la vida a una joven trabajadora, madre de tres niños.