Ex conejita contó secretos de las fiestas locas en la mansión Playboy

Miércoles, 01 de Diciembre de 2021 09:09

Jenna Bentley de Montana estuvo un año como residente en la icónica propiedad que pertenecía al empresario Hugh Heffner y contó las "rígidas" rutinas de tenían que cumplir las modelos.



La famosa revista de contenido para adultos Playboy continúa dando que hablar. El legado de su emblemático editor, Hugh Heffner, estuvo en la boca de tormenta, pese a que el empresario haya muerto hace cuatro años.

Ahora, la modelo y ex conejita de playboy Jenna Bentley de Montana, relató los detalles de cómo era vivir junto a sus compañeras en la Mansión Playboy y cuál era el estricto estilo de vida que Heffner les obligaba a tener si querían seguir siendo parte de ese excéntrico club.

Jenna Bentley de Montana se mudó cuando solo tenía 18 años a la ’Bunny House’
(Casa de las Conejitas), una propiedad adyacente a la mansión, en abril de 2007 y se quedó allí por un año, mientras se transmitía la serie para adultos “The Girls Next Door”.

La actriz comparte diariamente decenas de fotos a sus 15.000 seguidores en Instagram y amasó una gran fortuna de millones de dólares gracias a su cuenta en Only Fans. Entre esos posteos en las redes sociales, cada tanto también sube imágenes sobre cómo vivir en la mansión del multimillonario ya fallecido.



Bentley, quien ya cumplió los 32 contó que, en un principio, su estadía allí era “sueño hecho realidad”, ya que celebraran siempre fiestas lujosas con celebridades (como Angelina Jolie, Tommy Lee, Pamela Anderson y Dennis Rodman, entre otros) y tenían todas las comodidades.

Sin embargo, según contó la modelo de Playboy a la agencia de noticias Jam Press la mansión tenía reglas estrictas. Una de esas medidas que tanto atemorizaban y por la cual las artistas debían cumplir a rajatabla era que no podían volver a la mansión después de las 21.

Como si fuera una especie de toque de queda, todas las conejitas debían volver a esa hora, porque si no, Heffner no les abría la puerta y las obligaba a dormir en el césped de la entrada. Debemos recordar, que muchas de las modelos venían de otros estados de ese país norteamericano, por lo que la propiedad del empresario de la editorial era el único lugar que estas mujeres tenían para vivir.

Pese estas estrictas reglas de convivencia, Bentley aseguró sentirse “tan nostálgica porque fue un momento tan increíble”, que jamás nadie podrá volver a repetir. “Nunca habrá nada igual que sus fiestas. Quiero decir, la gente piensa que eran salvajes, pero eran más salvajes de lo que puedes imaginar", sostuvo.

Si bien admitió haber repartido “sustancias ilícitas y juguetes sexuales” en esas “fiestas locas”, remarcó que jamás tuvo relaciones sexuales con Hugh Heffner. En ese sentido, Jenna contó que una vez vio al hombre detrás de Playboy teniendo sexo con hasta “cuatro personas”, de las cuales no puede revelar la identidad de ninguna.

Según contó la ex conejita, ese voto de silencio se debe a que, cuando ingresó a la Mansión Playboy por primera vez, ella tuvo que firmar un acuerdo de no divulgación estricto sobre todas las cosas que veía en ese lugar en donde las “fiestas locas” era parte de la cotidianidad de cada uno de sus residentes.

"Tuve que firmar un acuerdo de confidencialidad muy, muy, muy estricto, por lo que no puedo hablar sobre quién tuvo relaciones sexuales en la mansión", sostuvo Jenna, quien también confesó que vio “a muchas celebridades tener sexo allí” y que también participó “en muchas de ellas”.

Además, del estricto “toque de queda”, la ex modelo de Playboy contó que a ninguna de las conejitas se les permitía tener novios. “Incluso conocer chicos era una patada inmediata”, dijo sobre una de las prohibiciones que, de no cumplirse, tendrían como consecuencia la inmediata expulsión de la residente de esa fastuosa propiedad.

Jenna Bentley de Montana con Hugh Heffner en la Mansión Playboy.


Las excentricidades de la Mansión Playboy
 
La modelo estadounidense contó que la Mansión Playboy tenía “tenía cines, animales, camas elásticas, estilistas” y la comparó con una “casa de juegos Barbie de la vida real”, en la cual había las 24 horas personal que cocinaban y limpiaba cada habitación.

“Había un teléfono que llamamos "Dial-a-Dream” porque podías presionar 0 y pedir lo que quisieras, en cualquier momento del día o de la noche. Por ejemplo, si quisiera papas fritas de McDonald’s a las 3 a.m., salían a buscarlas”, contó la mujer sobre los lujos de esa casa ubicada al norte de la ciudad de Los Ángeles, California, donde la mayoría de las estrellas de Hollywood tienen su suntuosa propiedad.

“Fue un sueño hecho realidad vivir en la casa, sentías que eras especial y que ‘Hef’ solo tenía ojos para ti”, contó. “Cuando hay millones de chicas que quieren estar en la posición en la que estás, definitivamente te sientes importante”, destacó sobre haber sido elegida para vivir al lado del ex editor de la empresa de contenidos para adultos más conocida a nivel mundial.

Jenna también detalló que ’Hugh Hefner solo tenía tres habitaciones principales en su casa para sus novias y esposas oficiales (las estrellas de The Girls Next Door Holly Madison, Bridget Marquardt y Kendra Wilkinson) y que el resto de las conejitas vivía en la “Bunny House”.



Por otro lado, sobre la actividad sexual de Hugh Heffenr, Bentley contó que “muchas de las chicas intentaron acercarse a ‘Hef’ para poder obtener más dinero”, pero en la época que ella estuvo en la casa, “él tenía entre 80 y 90 años y no tenía relaciones sexuales con ninguna de las chicas”.

“Hef realmente tenía un corazón de oro”, era “amable y amable con todos” y “siempre hacía todo lo posible para que todos se sintieran cómodos. También fue muy divertido”, aseguró Bentley, quien también se lamentó no haber podido pasar “más tiempo con él”.

Sobre la fiesta de pintura de látex que se celebró en esa casa, la mujer detalló que cada invitado estaba desnudo y cubierto con pintura de colores. Además, relató que ese día se mezcló con muchas famosas que asistieron y fue testigo de “muchas travesuras”.

“La gente estaba teniendo sexo en todas partes. En las grutas, en la piscina, incluso vi a una pareja haciéndolo en el huerto de calabazas”, rememoró la ex modelo de Playboy.

Hefner, quien murió en 2017, fundó la revista Playboy en 1953, antes de que la empresa se convirtiera en un imperio formado por modelos, clubes nocturnos y la infame Mansión Playboy. /Crónica






contexto en caja popular