En medio del conflicto con los gobernadores, UxP apuesta a frenar el DNU de Milei en el Senado

Jueves 08 de Febrero de 2024, 20:31

El oficialismo prevé que la Ley Omnibus podría votarse en el Senado a fines de febrero y no descarta que vuelva con cambios a Diputados (Foto: Telam)



Mientras el Gobierno lleva al máximo la tensión con los gobernadores tras el naufragio de la Ley Ómnibus y avanza con un recorte de fondos y subsidios para las provincias, Unión por la Patria se entusiasma con la posibilidad de que el conflicto con los mandatarios -que impacta fuerte en el Senado- permita inclinar la balanza en la Cámara Alta para darle un primer rechazo al mega DNU de Javier Milei. Este jueves, la bancada K volvió a exigir una sesión para tratarlo en el recinto. En paralelo, el Gobierno hace trascender que analiza nuevos decretos desreguladores.

UxP, que en ambas Cámaras del Congreso es primera minoría, lanzó hace 15 días un desafío en el Senado cuando pidió una sesión para el 1° de febrero, el jueves pasado, para tratar el megradecreto firmado por el Presidente en diciembre, cumplido el plazo en el que, según la ley, debió ser tratado por la Bicameral de Trámite Legislativo, que aún no fue conformada.

Hasta ahora, la vicepresidenta Victoria Villarruel decidió no convocar a esa sesión pedida por el kirchnerismo La Libertad Avanza argumentó justamente que primero debería integrarse la Bicameral, y que si no fue conformada es porque Diputados no definió a sus integrantes, como sí lo hizo, en cambio, el Senado hace tiempo. Ahora, a través de una nota firmada por sus miembros, UxP volvió a reclamarle a la titular de la Cámara Alta - a quien acusa de incumplir el reglamento- que la convoque para el próximo 15 de febrero.

Sin convocatoria, en UxP -al igual que algunos diputados de otros bloques- entienden que podrían autoconvocarse en el recinto. Sin embargo, al impugnar y denunciar de ilegal el modo en que se votaron las autoridades de la Cámara, el kirchnerismo nunca propuso a un miembro para una de las vicepresidencias, entonces no habría autoridad para iniciar la sesión. A esta altura ya es una discusión de interpretación: en general, en el Congreso “el pleno” es soberano, y una mayoría sentada en el recinto suele definir las disputas reglamentarias.

Pero, el PJ-K necesita primero reunir a esos 37 senadores necesarios para el quorum. Unión por la Patria tiene 33 integrantes, siempre que no existan fisuras, como la que se produjo por ejemplo en Diputados durante el tratamiento de la Ley Ómnibus, con los legisladores que responden al gobernador de Tucumán, Osvaldo Jaldo, que armaron su propio bloque.

Hay dos bancadas que responden a mandatarios a los que el gobierno nacional ya puso en la lista de los que votaron “en contra del pueblo” durante el tratamiento de la Ley Ómnibus: el Frente Renovador Misionero (2) y Juntos Somos Río Negro (1).

La senadora rionegrina Mónica Silva confirmó públicamente este mismo jueves que si el DNU se trata en el recinto de la Cámara Alta votará “en contra con las dos manos si se puede”. La legisladora, que responde al mandatario Alberto Weretilneck, agregó: “Mi impresión es que los números están para dejar sin efecto el DNU. El antecedente es lo que ocurrió con la ley, donde muchos de sus contenidos y el DNU son muy parecidos”.

Los dos senadores del Frente Renovador Misionero, que hasta el 10 de diciembre fueron aliados del Frente de Todos y suelen moverse en tándem con sus pares de Río Negro, no adelantaron postura, pero en UxP daban por descontado que, tras la ofensiva discursiva del Ejecutivo nacional contra los mandatarios provinciales, y la quita de subsidios al transporte, acompañarían.

En el PRO descartan de plano acompañar ninguna jugada del kirchnerismo para intentar voltear el DNU de Milei, aunque tampoco todos sus miembros estaban de acuerdo con el instrumento y no acompañarían una votación para aprobarlo.

En la UCR -que como partido cuestiona desde el principio el instrumento, y varios de sus miembros también el contenido- advertían que no hay intención por el momento de tensar la cuerda con el Gobierno nacional, pero que, con la guerra desatada contra los mandatarios provinciales y el recorte de recursos a las provincias, era difícil predecir que podría pasar de aquí a un mes.

UxP podría buscar los legisladores que le faltan en bloques más pequeños ligados a gobernadores provinciales: Cambio Federal (3 ex Juntos por el Cambio, que no acompañarían), Unidad Federal (3 senadores del PJ no kirchnerista, incluido el peronismo cordobés), por Santa Cruz (2 legisladores que responden al mandatario Claudio Vidal) y la senadora neuquina Lucila Crexell, que se alineó con el gobernador Rolando Figueroa.

“Los votos están para voltearlo, el tema es que nadie le quiere dar el quorum al kirchnerismo. Muchos no nos vamos a prestar a hacerle el juego a quienes son la razón de que Milei sea presidente y ahora descubrieron el republicanismo con los DNU. Habría que tratar el centenar de decretos sin aprobar desde Macri y Alberto Fernández”,
señala un senador de ese grupo de bloques.

“Pero Villarruel sabe que si hay sesión para tratar el DNU, sale rechazado
. Tiene el antecedente de que Cristina Kirchner no convocó a varias sesiones pedidas por la oposición como argumento para no estar obligada a hacerlo”, agregó el mismo legislador.

Por lo pronto, el Senado tendría previsto abrir el recinto el próximo 23 de febrero para la sesión preparatoria que debe realizarse para la elección de autoridades de la Cámara Alta, en la previa de la apertura de sesiones ordinarias del 1° de marzo. También se trataría en esa sesión el proyecto que modifica el Código Penal respecto de la prevención y represión del Lavado de Activos, que obtuvo este miércoles dictamen de mayoría en la Cámara Alta.

En esa sesión, si UxP quisiera forzar el tratamiento del DNU debería juntar dos tercios de los votos para incluirlo en el temario, cosa que definitivamente no tiene -al menos en el escenario actual- chance de lograr.

Para que un decreto sea invalidado, debe ser rechazado por las dos cámaras del Congreso, no alcanza con una sola. Por ahora, en UxP reconocen que no están los números para lograr quorum en Diputados y en la bancada de la Cámara Baja miran con expectativa al Senado, donde los números son más finos y donde el rechazo del decreto, aunque no lo invalide, sería una fuerte señal política, mientras avanza la Justicia. /TN