Aunque la inflación se desacelera, alimentos y bebidas subieron en la primera semana de febrero

Miércoles 14 de Febrero de 2024, 06:05

Para febrero se estima que el IPC se ubicará por debajo del 20%.



Mientras que este miércoles se conocerá el dato sobre la inflación nacional de enero, que según las consultoras privadas se habría desacelerado y podría acercarse al 20%, los relevos para la primera semana de febrero muestran una continuación de esta tendencia, aunque con un alza en el segmento de Alimentos y Bebidas. 

Se trata de un segmento de gran impacto en la canasta de consumo familiar, que pone un límite al proceso de baja de la inflación que espera el Gobierno.

Los datos surgen luego de que la semana pasada se registrara un incremento del costo de vida del 21,7% en la Ciudad de Buenos Aires y una suba del 25,4% en alimentos y bebidas, una categoría cuyos precios se cuadruplicaron en promedio en el último año.

Respecto de esta categoría, la consultora LCG detalla, en su último informe, que se registraron aumentos de 3,4%, lo que significó una aceleración de 2,3 puntos porcentuales en la comparativa con la última semana de enero. 

La suba promedia, además, un 13,4% en las últimas cuatro semanas, equivalente a 10,3% punta a punta. Los lácteos, las carnes y los panificados explicaron el 90% de esta variación.

Para la consultora Econviews, el número fue apenas más alto, y marcó una aceleración de 3,8% para el mismo período. 

Según la firma, el mayor impacto del alza fue dado por bebidas, seguido de cerca por lácteos y productos de almacén, mientras que la carne, un producto de mucho peso para el cálculo del IPC, habría tenido una menor incidencia en la primera semana de febrero, contrariamente a lo ocurrido en los últimos meses en los que hubo fuertes subas de precios en diferentes cortes.

“Seguramente veamos una desaceleración en el nivel general. Creo que vamos a seguir con dos dígitos, pero empezando con ‘1?”, comentó el economista Alejandro Giacoia, analista de Econviews. 

Esta proyección se explica en que la dinámica de precios dejó atrás el efecto de la devaluación de diciembre, y en que no va a quedar un arrastre estadístico tan alto de enero.

“En alimentos puntualmente, si bien la primera semana de febrero nos dio más alta que la anterior, debería haber cierta estabilización. Ya vamos dos meses con el crawling peg al 2%, y eso tendría que tener efecto sobre los precios”, agregó el economista, en referencia al ancla cambiaria que configura el modelo que desde la devaluación sostiene el Banco Central. 

“Resta ver cómo siguen los aumentos de regulados, que van a ser los shocks que sumen presión en los próximos meses”, completó Giacoia.

El analista de Econviews agregó que debería haber una aceleración en el crawling para evitar que se siga atrasando el tipo de cambio real, aunque quizás no llegue al mismo ritmo que la inflación. “Esperamos que esta se mantenga en dos dígitos hasta mediados de año, y recién ahí bajaría”, sostuvo, en referencia a sus proyecciones de inflación mensual en el corto plazo.

El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que realiza mensualmente el Banco Central (BCRA), también confirmó que el mercado espera el final del crawling al 2% y un despegue desde marzo, lo que ubicaría al dólar oficial por encima de los $1000 a partir de abril.

El relevamiento de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL)
en la CABA observó una inflación del 7,6% en la a principios de este mes, lo que implicó un aumento del 15,7% respecto de la primera semana de diciembre, y 276,2% en la medición interanual. La inflación núcleo, además, fue de 5,6% para comienzos de febrero, mientras que en la última semana del mes pasado se registró un 2,1%.

“El mayor incremento semanal corresponde a Regulados (20,2%), principalmente transporte público y prepagas”, explicita el informe de la consultora, que también reveló que Alimentos y Bebidas creció 3,8% en la semana. Es decir, acumula una suba del 296,4% comparado con el año anterior.

En concordancia con estos datos, EcoGo también observó un incremento de 3,8% en alimentos en la primera semana de febrero. Con esa base, la economista Rocío Bisang detalló que proyectan, de forma “muy preliminar” una inflación general de 14,1% para el mes.

Esto se condice con la estimación que realizó Luis Caputo, ministro de Economía, la semana pasada en LN+: “La mayoría de los economistas pronosticaba 30% de inflación para diciembre; 30% para enero y 20% para febrero. Bueno, vino 25% en diciembre, 20% en enero y en febrero va a estar por debajo de 20%. Está viniendo significativamente por debajo de lo que se esperaba, altísimo, pero por debajo de lo que se esperaba; y lo más importante es rescatar la señal: que está funcionando”.

Según el REM, este mes se iniciaría el camino descendente, luego de haber alcanzado un pico de 25,5% en diciembre, y se colocaría entre el 16,5% y el 18%. De todas maneras, las primeras estimaciones del mercado muestran que la inflación nacional podría llegar a un dígito recién en junio (entre 7,4% y 8%).

Al mismo tiempo, la tendencia de desaceleración se sostiene en la caída de la demanda interna y del poder adquisitivo de los salarios, que en diciembre se desplomaron un 13,7% en términos reales. /La Nación