Polémica por la sorpresiva apertura de las compuertas del dique El Cadillal

Jueves 22 de Febrero de 2024, 06:34

CONTRAPUNTO. El titular de la UIT Jorge Rocchia Ferro se quejó por la apertura de las exclusas de El Cadillal y desde el gobierno recomendaron que los ingenios reutilicen el agua.



Las lluvias que hubo en las últimas semanas en las cuencas de los ríos del Norte comenzaron a abastecer al sediento dique El Cadillal. Sin embargo, el agua no podrá ser acumulada debido a que las obras iniciadas en 2023 quedaron inconclusas.

El miércoles, las compuertas de la represa fueron abiertas para dejar fluir el caudal. Ocurre que la cota llegó al nivel de 604 metros (sobre el nivel del mar), el máximo permitido por el Organismo Regulador de Seguridad de Presas (Orsep), el ente nacional que se encarga del control de estas estructuras.

El 11 de enero llegó a la Provincia la nota oficial del Orsep referida al plan de manejo del embalse, en particular de la presa lateral N° 3. Allí se consigna que en una reunión del consejo técnico del organismo realizada el 29 de diciembre, se tomaron en cuenta los informes elaborados por especialistas respecto del estado de las obras realizadas. 

“Se adoptará un llenado por escalones a cotas 602 msnm, 603 msnm y 604 msnm, con escalones constantes de tiempo fijados en 20 días. La cota máxima de llenado será 604 msnm, siempre que el comportamiento de la obra se mantenga dentro de lo esperable”, se indicó.

A partir de esa disposición, tanto la empresa concesionaria Hidroeléctrica Tucumán como la Provincia deben monitorear que el dique no supere esos niveles. Y, llegado el caso, abrir las compuertas para que el agua siga su curso y no se exija la estructura de la presa lateral 3.

El tope dispuesto por los especialistas puede tener implicancias serias para Tucumán. Si bien a comienzos del verano hubo preocupación porque la cota había bajado a 590, el número ideal es 614. De esa manera, está garantizada la provisión para consumo humano, para riego y para las actividades productivas.

Ante esta situación, la pregunta es: ¿hay probabilidad entonces de que falte agua durante los meses tradicionalmente secos?

La Casa de Gobierno asegura que no e intenta llevar tranquilidad. Pero en la Unión Industrial de Tucumán (UIT) están preocupados. El lunes hubo reunión de socios, y el eventual faltante fue el tema excluyente. “La verdad es que la preocupación es importante. Entendemos que sin agua no va a haber zafra y no habrá industrias funcionando en la provincia. Creemos que la decisión que tomó el Orsep fue equivocada, al abrir las compuertas”, planteó el titular de la UIT, Jorge Rocchia Ferro.

El empresario cargó duramente contra la empresa concesionaria del embalse. “La Hidroeléctrica Tucumán está en falta en absolutamente todos los temas con la provincia, por lo cual nos preguntamos por qué hay que tener concesiones. Nosotros solicitamos tener por lo menos la cota en 604, porque de lo contrario vamos a tener una serie de inconvenientes”, alertó Rocchia Ferro.

En tanto, en el Gobierno buscan restarle dramatismo a la coyuntura. Para eso, el secretario de la Producción, Eduardo Castro, recordó que ya en 2023 se trabajó siempre con el límite de la cota en 604 metros debido a las obras en marcha, y que no hubo inconvenientes. “El consumo de agua para consumo humano está garantizado”, aseveró. De la misma manera, instó a los empresarios a hacer un uso racional del agua.

“Se les hicieron notificaciones para eficientizar el uso del agua; hay ingenios que están trabajando en eso. No hay que gastar de más”, aclaró. Incluso, el funcionario precisó que las industrias pueden ahorrar hasta un 38% en el uso de agua. “Los estamos ayudando para avanzar hacia la recirculación del agua, que es un proceso en el que se la enfría y se la vuelve a utilizar”, detalló. 

Mencionó que los ingenios del sur de la provincia trabajan de esa manera, ya no tienen agua a discreción. “Usan el agua y la recirculan”, expresó Castro. /Los Primeros