Miguelón Figueroa sacudió la sala del juicio en su contra al denunciar a policías por el secuestro de su sobrino

Miércoles 28 de Febrero de 2024, 07:04

FUERTE DENUNCIA. Miguelón Figueroa acusó a policías de secuestrar a uno de sus sobrinos a cambo de dinero.



Para muchos no fue una casualidad que en el mismo momento en el que los policías señalados como secuestradores eran trasladados a declarar en la Justicia Federal, Miguel “Miguelón” Figueroa les pidió a los jueces del tribunal en el que se dirime el segundo juicio en su contra, que protejan a su familia, asegurando que uno de sus parientes había sufrido un ilícito idéntico al que sacude a la fuerza de seguridad provincial. 

“Lo pido porque el fin de semana mi sobrino y otro muchacho fueron secuestrados por policías”, detalló el supuesto narco que está siendo enjuiciado junto a su ex pareja Jimena Fernández por el crimen de Rodrigo Ledesma.

Miguelón, que el viernes 16 fue condenado a perpetua por un doble homicidio, decidió hablar. “Yo ya estoy condenado por el resto de mis días. Estoy pagando por algo que no hice, pero eso no significa que se metan con mi familia. En cualquier momento van a salir a decir que mi ‘vieja’ es una narco”, aseguró ante los jueces Elizabeth Raddi, Augusto Moeykens y Fernando Zóttoli Ortiz.

“El viernes levantaron a mi sobrino en la calle. Lo llevaron a la seccional 13 y lo tuvieron hasta que pagó U$S600. Él estaba con otro chico, al que también lo ‘chuparon’ y le sacaron $400.000. Les pido que investiguen de una vez por todas”, declaró ante el sorprendido silencio en el que se sumió la sala. 

“Así no se puede. Todo está mal con la Policía. No tiene derecho a meterse con mis familiares. Que lo hagan conmigo. Todos sabemos quién está detrás de esto. Pasa siempre. Voy a contar todo en algún momento. Mientras hay algunos que quieren hacer huelga para que haya problemas, otros están haciendo monedas descaradamente”, agregó el acusado.

La jueza Raddi, que preside el tribunal, frenó la audiencia y comenzó a pedirle más detalles al acusado.

"¿Usted hizo la denuncia correspondiente?", le preguntó, a lo que Figueroarespondió que no, "la estoy haciendo ahora. Mi abogado ya había presentado un escrito en tribunales (un hábeas corpus preventivo a favor de sus familiares que se tramitó el viernes por la tarde). Pero quería que me escuchen, no importa que no hagan nada".

"Lo estamos escuchando", le respondió la jueza. "Lo sé y lo agradezco", retrucó Miguelón, "pero a mí me acusaron de haber amenazado a los fiscales y nada que ver. Es más, hoy le di la mano al fiscal (Ignacio López Bustos) y todo... Por esa mentira, hace un mes que estoy en un calabozo de castigo sin tener contacto con nadie. Les aviso porque si llega a haber otra amenaza".

No pudo terminar la frase, porque la jueza intervino otra vez. "Mire señor Figueroa... Vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para atender este problema... Pero le aclaro que la acción penal debe ser iniciada por el Ministerio Público".

"Se lo agradezco señora jueza", reiteró el acusado. "Espero que entienda por lo que estoy viviendo", agregó.

El diálogo fue interrumpido por el fiscal Ignacio López Bustos, quien dijo "vamos a juntarnos con el doctor (Macario) Santamarina para ver las acciones que tomaremos”.

El defensor de Miguelón admitió que estaban reuniendo toda la información para efectuar la denuncia pertinente. “No podemos tolerar que esto suceda en la provincia”, acusó el letrado.

Por lo demás, la segunda jornada del debate transcurrió sin grandes sobresaltos. Lo más importante fue la declaración de un perito del Equipo Científico de Investigación Fiscal (ECIF). El especialista confirmó que los proyectiles analizados en el doble crimen de diciembre de 2020, son idénticos a los que se usaron en el homicidio de Ledesma. 

“Es una prueba muy importante porque sirve para probar que ambos casos fueron motivados por una sola razón: el plan ideado por el acusado para vengar la muerte de su hermano”, sostuvo López Bustos.