Llegaron las Fuerzas Armadas a Rosario para combatir a bandas narco

Viernes 15 de Marzo de 2024, 07:21

El arribo se da en medio de la escalada de tensión en la ciudad tras la seguidilla de asesinatos que paralizó la rutina de la población y que se entendió como un mensaje de las bandas criminales.



Se produjo la llegada del primer envío de las Fuerzas Armadas para sumarse al comando unificado de las fuerzas federales sobre la colectora de la avenida Circunvalación, a cargo del Ministerio de Seguridad nacional y la Policía de Santa Fe. 

Tras el grandilocuente anuncio del ministro de Defensa, Luis Petri, quien dijo que “en 24 horas” estarían las Fuerzas Armadas en Rosario para sumarse a la lucha contra las bandas narco, finalmente  ocurrió el primer desembarco.

Veintidós camionetas de la Armada y del Ejército bajaron desde la avenida en el lluvioso mediodía rosarino, confirmó en la puerta del destacamento de Gendarmería Federico Angelini, subsecretario de Intervención Federal del Ministerio de Seguridad. Los militares que manejaban los vehículos no se quedarán a prestar servicio. 

Según se supo, no habrá efectivos desplegados en el territorio.

“Estamos recibiendo el apoyo logístico de las Fuerzas Armadas, una primera tanda de ese apoyo que se va a completar en los próximos días con helicópteros, drones y camiones. Las fuerzas federales ya están desplegadas en las nuevas zonas”, agregó Angelini.

Tras ello, afirmó: “La provincia en total definió ocho zonas; el 1 de enero empezamos a trabajar en dos, ahora hemos agarrado dos más: todo el núcleo de Triángulo moderno, Vía Honda y Barrio Banana”. Y al explicar lo que este arribo representa, indicó: “Es apoyo logístico muy importante para tener mayor cobertura, mayor presencia, para que los vecinos se sientan más seguros y que los delincuentes sepan que cuando quieran salir de sus casas vamos a estar ahí”.

Por su parte las autoridades de la cartera que comanda Petri señalaron que los helicópteros militares que brindarán apoyo no pudieron llegar hoy por el mal tiempo y que lo harán en los próximos días.

En medio de tensiones con los altos mandos militares, que se niegan a enviar efectivos a una zona de conflicto en la que no pueden actuar armados (lo impide la ley de seguridad interior), el ministro liberó el envío de vehículos, entre ellos camionetas Ranger y camiones, equipos de telecomunicaciones y drones. Habrá, además, apoyo de helicópteros. En cuanto al personal militar desplegado en la ciudad, por ahora serán choferes, ingenieros, técnicos y cocineros.

Fue el propio presidente Javier Milei quien anunció que buscará modificar la ley para que los militares puedan intervenir, en esta caso, en la lucha contra el narcotráfico. “Estamos evaluando enviar una nueva ley que permita que las Fuerzas Armadas puedan tomar algunas acciones adicionales”, dijo el mandatario. Sin embargo, con el clima que vive el Parlamento no parece que será una realidad en el mediano plazo.

En la tarde del miércoles, llegaron nuevos efectivos de las fuerzas federales. Se trató de más de un centenar que completaron el contingente de 450 agentes de Gendarmería, Policía Federal y Prefectura. Con su llegada a territorio santafesino -ya son 2000 los efectivos desplegados- se pretende fortalecer el plan de seguridad que coordinaron Bullrich y el gobernador Maximiliano Pullaro.

El reciente desembarco ocurre en un escenario de conflicto y desconfianza con la Policía de Santa Fe. Por lo bajo, efectivos de las fuerzas federales se quejan de sus pares provinciales por mantener nexos con las bandas narcos. “Los gendarmes no quieren trabajar con la Policía de Santa Fe. Por ejemplo, les avisan de los operativos a los criminales y cuando llegan a los lugares ya no queda nada. La colaboración es nula”, dijo  un alto funcionario del Poder Judicial.

Los detalles del operativo “antinarco” coordinado por las autoridades


Bullrich le contó esta semana precisiones sobre las tareas que llevan a cabo las fuerzas de seguridad en su lucha contra el narcotráfico: “Trabajamos con inteligencia criminal para seguir el árbol genealógico de todas las bandas criminales de Rosario y atacar a las líneas que quedaron en libertad. Queremos disolver este problema. Vamos a llegar a todos, desarmarlos y recuperar el territorio”.

Adelantó también que la administración Milei enviará al Congreso un proyecto anti bandas narco: “La idea es que el delito de uno sea el delito de todos. Cuando un miembro de una banda ataque, todos los miembros de una banda serán juzgados con la misma pena. Así no se van a esconder. Esperemos que los diputados lo voten”.

Instó además a diputados y senadores a votar la emergencia en materia de seguridad para “poder contar los elementos que necesitamos” y descartó la posibilidad de imponer un estado de sitio “a menos que lo pida la provincia de Santa Fe”: “Creemos que con las leyes que vamos a mandar al Congreso, la iniciativa anti narcos y los cambios que pretendemos hacer al Código Penal va a ser suficiente. Si Santa Fe quiere estado de sitio, será su responsabilidad”.  /La Nación