Abuso en Vélez: una prueba clave puede llevar a prisión a los jugadores acusados por una periodista tucumana

Viernes 15 de Marzo de 2024, 10:03

Se trata de Sebastián Sosa, Abel Osorio, José Florentín y Braian Cufré.



El próximo lunes será un momento clave porque se hará la Cámara Gesell a la víctima. Ese día y a esa hora de no mediar ningún inconveniente, los cuatro jugadores de Vélez acusados de abuso sexual agravado sobre una periodista tucumana empezarán a conocer su verdadero futuro. Si es la cárcel, y desde ese mismo día, o si pueden tener algún resquicio en la defensa sobre el aberrante delito que los tiene en la mira.

Si el relato de la víctima es consistente con la denuncia, Sebastián Sosa, Abiel Osorio, Braian Cufré y José Ignacio Florentín Bobadilla deberán pensar en que podrían terminar en prisión.

Porque para la fiscal Eugenia Posse que lleva el caso, la situación expuesta ya estaría probada dada las primeras medidas que tomó y que arrojaron resultado positivo, como las vistas de las imágenes de las cámaras de seguridad del hotel Hilton donde concentró aquel fin de semana el equipo de Liniers tanto como el allanamiento a la habitación del piso cuarto donde se produjo toda la situación.

Por eso se espera que tras la Cámara Gesell, pida probablemente la detención de los cuatro. ¿Qué puede resolver el juez? En la Argentina en la etapa previa al juicio oral sólo deberían ir presos según jurisprudencia de 2007 de la Corte Suprema aquellos que puedan entorpecer la investigación o darse a la fuga. Para evitar ambas posibilidades, los abogados defensores de los futbolistas le dijeron a Infobae que éstos no sólo estarán presentes el lunes en Tribunales sino que además ofrecerán sus teléfonos para ser peritados y si es necesario, constituir domicilio en la Provincia y dejar en custodia sus pasaportes, para demostrar que colaboran con todo y que no piensan huir aún cuando la pena de prisión por este delito llega a los 20 años. Veremos si con eso alcanza en un caso de dimensión nacional.

Vale recordar que los jugadores ya tienen prohibición de salir del país hasta que la Justicia tome una determinación a partir, cómo se dijo, de lo que suceda el lunes. Como antecedente en favor de los futbolistas se pueden citar los casos de Alexis Zárate, el jugador de Independiente que transitó un proceso similar en libertad y recién terminó en prisión tras la condena a seis años y medio por abuso sexual, o el de Sebastián Villa, actualmente jugando en Eslovaquia y con el compromiso de regresar el próximo mes al país para asistir al juicio por igual delito. Pero ambos se dieron en Provincia de Buenos Aires. En Tucumán las cosas según estiman todas las partes pueden ser radicalmente diferentes.

En sede judicial, la víctima aportó nuevos detalles. Dijo que Sosa era el único que no había abusado de ella porque se había quedado dormido y que creía que no sabía lo que había ocurrido. La situación de los otros futbolistas es más complicada. Ella puso particular énfasis en las conductas que tuvieron Osorio (se habría reído cuando ella le recriminó el ataque) y de Florentín Bobadilla (sería el que más violencia habría ejercido sobre ella). Por esa razón, la fiscala Posse decidió, por el momento, imputarle una participación secundaria al arquero de Vélez. Pese a que la querella prefirió no hacer declaraciones, se supo que no estarían conformes con la imputación que hicieron en contra del arquero. “Hay que esperar lo que declare en la Cámara Gesell”, sostuvo un allegado de la víctima.

“Mi defendido se considera inocente de la denuncia que se formuló. Se siente muy mal anímicamente. Está contenido por su esposa y en compañía permanente de su familia, sobre todo de su padre”, explicó Ernesto Baaclini, defensor del arquero.

Por su parte, Molina, que asiste a Cufré y a Osorio, indicó: “Están angustiados por toda la situación. En todo momento manifiestan su intención de mantenerse a disposición de la Justicia, de someterse a cualquier medida de prueba y a aportar cualquier evidencia que ayude a esclarecer el caso”.

El profesional señaló que la víctima se comunicó con Cufré antes de que arribara a Tucumán. “Vamos a pedir que se le analice el celular para probar esta situación. Ellos están muy preocupados porque aseguran que la situación no es como se planteó”, aclaró Molina. Camilo Atim y María Florencia Abdala, defensores de Florentín Bobadilla, no quisieron realizar declaraciones.

Los defensores descartaron que le hayan suministrado algún tipo de sustancia. “Rotundamente no”, dijo Molina. “Mi defendido desconoce el hecho que se denuncia, menos aún puede hablar de estupefacientes. Eso surgirá de los análisis correspondientes. El sólo vio las bebidas”. agregó Baaclini. Esa pericia se realizará hoy con las muestras que se le extrajeron a la denunciante. /Los Primeros