Tormenta en Buenos Aires: se derrumbó un galpón en Bragado, cayó granizo y hay alerta roja en Ezeiza (VIDEOS)

Martes 19 de Marzo de 2024, 18:29

El galpón que se cayó en Olascoaga, partido de Bragado (Foto: FB/Adriana Canullan).



Una fuerte tormenta avanza por la zona oeste de Buenos Aires y golpeó con fuerza en la localidad de Olascoaga, partido de Bragado. Según reportaron los vecinos de la zona rural, un galpón en las cercanías de la ruta 5 se desplomó y varias personas debieron ser ayudadas para poder salir.

En el momento varias dotaciones de Bomberos Voluntarios trabajan en la zona junto a personal civil y funcionarios de la Municipalidad de Bragado. Las autoridades están tratando de determinar si se trató de un tornado, como denunciaron los vecinos.

Los vientos de la tormenta superaron los 150 km/h. Sergio Fernández, jefe de Bomberos Voluntarios, de la localidad vecina de 9 de julio explicó que no hubo heridos de gravedad: “Dentro de la desgracia del mal, afectó solamente una franja y no tomó a la ciudad en su totalidad”.


Alerta roja en el aeropuerto de Ezeiza

“Se estiman fuertes ráfagas de viento”, explicó el periodista Norberto Dupesso al aire de Todo Noticias y aclaró que se trata de una alerta roja por la combinación de factores.

Este fenómeno meteorológico, conocido por su potencial destructivo, podría desatar una serie de eventos severos incluyendo granizo de diversos tamaños y ráfagas de viento extremadamente fuertes.


Meteorólogos alertan a todos los partidos del sur y sudoeste del Gran Buenos Aires, y no descartan la zona sur de CABA. Hay probabilidad de granizo dañino por la supercelda e intensas precipitaciones hasta las 19 horas.


La supercelda, un tipo de tormenta caracterizada por su prolongada duración y su estructura rotativa, se está desplazando hacia áreas densamente pobladas de la provincia. Expertos meteorológicos advierten que el sistema es capaz de producir fenómenos extremos, como granizadas devastadoras y fuertes corrientes de aire.

La preocupación principal es el granizo, que puede variar en tamaño desde pequeñas piedras hasta bolas de hielo del tamaño de una pelota de golf, capaces de causar daños significativos a vehículos, estructuras y cultivos. Además, las ráfagas de viento, que pueden superar los 100 km/h, son suficientemente fuertes como para derribar árboles y líneas eléctricas, lo que podría provocar cortes de energía.

Se recomienda a los residentes permanecer en interiores, alejados de ventanas y puertas, y estar atentos a las actualizaciones de los servicios meteorológicos. /TN