Decomisaron el barco chino que pescó ilegalmente merluza negra: la grave falta ambiental que detectaron

Jueves 21 de Marzo de 2024, 17:22

Inspectores miden la merluza negra que se decomisó del Tai An. Foto: subsecretaría de Pesca.



Después de esperar más de un día en el puerto de Ushuaia, una comisión conformada por funcionarios de la subsecretaría de pesca y prefectura decomisaron la carga del buque Tai An, denunciado por la pesca ilegal de 142 toneladas merluza negra. Dentro encontraron un escenario dramático: más de la mitad de la captura son ejemplares juveniles de entre 20 y 30 centímetros (el promedio de adulto es de 40 centímetros).

¿Qué implica? Que el Tai An no solo pescó merluza negra -una especie protegida con un cupo pesquero debido a su delicadeza- para la que no tenía permiso sino que sacó del agua ejemplares muy jóvenes, que aún no habían desovado. Es decir, puso en riesgo la supervivencia de la especie en esta temporada.


El Tai An es un buque de origen chino pero embanderado argentino de la empresa Prodesur que pertenece al empresario Liu Zhijiang. Zhijiang es chino aunque naturalizado argentino y tiene su empresa radicada en Ushuaia.

El Tai An es un buque factoría de arrastre (una agresiva arte de pesca que levanta todo a su paso en el lecho marino) que produce surimi a bordo. Tiene permitido pescar de todo menos merluza austral, langostino y las especies cuotificadas, como la merluza negra.

De acuerdo a la ley federal de pesca, en la Argentina los pesqueros no autorizados pueden levantar con sus redes hasta 5 toneladas de pesca incidental (by catch). Prodesur aseguró que este fue el caso con el Tai An, que fue incidental. Es difícil de creer que eso pueda ocurrir con 142 toneladas. El barco comenzó a pescar en la zona el 10 de febrero y fue advertido casi un mes después, el 8 de marzo. Además, según aseguraron fuentes del sector a TN, la empresa ya había comenzado a comercializar la pesca a Estados Unidos y China.

El derrotero del Tai An que implicó la renuncia de varios funcionarios

Este lunes, el Director de Control y Fiscalización Pesquera, Julián Suárez, renunció a su cargo. Lo hizo luego de denunciar que en Cancillería lo “apretaron” para que ignorara la práctica ilegal del Tai An.

Desde febrero que Tai An viene pescando merluza negra sin autorización.
Pese a que el buque tiene dos observadores y un inspector a bordo, quienes lo detectaron inicialmente fueron las tres empresas que tienen el 100% del permiso de esa especie: Argenova S.A., Estremar S.A.U. y Empresa Pesquera de la Patagonia y Antártida S.A. (Pesantar). El 8 de marzo lo denunciaron a la Dirección de Control y Fiscalización Pesquera, a cargo de Suárez. La nota también tenía en copia al subsecretario de Pesca nombrado recientemente, Juan Antonio López Cazorla.

Suárez pidió los registros de recorrido del barco, los partes electrónicos que se actualizan automáticamente y también se comunicó con el inspector a bordo y pudo verificar que el Tai An llevaba 142 toneladas de merluza negra a bordo, violando así la ley Federal de Pesca.

Suárez asegura que al constatar la irregularidad pidió a López Cazorla, como corresponde en estos casos, que el barco vuelva a puerto (Ushuaia) para ser examinado y para que se decomise el pescado. Incluso poner una multa. Pero que recibió presiones de Cancillería y que finalmente la única indicación que dio la subsecretaría de Pesca al Tai An fue que se retire de la zona en donde estaba pescando irregularmente.

Después de la renuncia de Suárez y su denuncia contra Cancilería también dejó su puesto el funcionario de esa cartera Pablo Ferrara Raisberg. Fue la persona señalada como la responsable de interceder a favor del empresario Liu Zhijiang
/TN