Juicio penal contra Trump: un testigo contará cómo ayudó a “matar” las historias que eran dañinas para él

Martes 23 de Abril de 2024, 12:36

Es David Pecker, ex editor del National Enquirer. Declaró el lunes. Y volverá al estrado este martes.



Se esperaba que este martes un veterano editor de un tabloide informara al jurado sobre sus esfuerzos para ayudar a Donald Trump a sofocar historias poco halagadoras durante la campaña de 2016, mientras se reanudan los testimonios en el histórico juicio por dinero en secreto contra el expresidente.

David Pecker, el ex editor del National Enquirer que, según los fiscales, trabajó con Trump y el abogado de Trump, Michael Cohen, en una estrategia llamada "atrapar y matar" para comprar y luego aumentar las historias negativas, testificó brevemente el lunes y volverá al estrado el martes en la audiencia. Juicio de Manhattan.

También el martes, se espera que los fiscales le digan al juez que Trump debería ser declarado culpable de desacato por una serie de publicaciones en su plataforma Truth Social que, según dicen, violaron una orden de silencio anterior que le prohibía atacar a los testigos del caso. Los abogados de Trump niegan que haya violado la orden.

El testimonio de Pecker siguió a las declaraciones iniciales en las que los fiscales alegaron que Trump había tratado de influir ilegalmente en la carrera de 2016 al evitar que se hicieran públicas historias dañinas sobre su vida personal, incluso al aprobar pagos para mantener su silencio a una actriz porno que alegó un encuentro sexual extramarital con Trump un década antes. Trump lo ha negado.

Saludos: Trump se dirige este martes a los tribunales. Foto: Reuters
Saludos: Trump se dirige este martes a los tribunales.

"Esta fue una conspiración planificada y de larga duración para influir en las elecciones de 2016, para ayudar a Donald Trump a ser elegido mediante gastos ilegales para silenciar a las personas que tenían algo malo que decir sobre su comportamiento", dijo el fiscal Matthew Colangelo. "Fue fraude electoral, puro y simple".

Un abogado defensor respondió atacando la integridad del que alguna vez fue confidente de Trump y que ahora es el testigo estrella del gobierno.


"Trump es inocente"

“El presidente Trump es inocente. El presidente Trump no cometió ningún delito. La oficina del fiscal de distrito de Manhattan no debería haber presentado este caso”
, dijo el abogado Todd Blanche.

Las declaraciones de apertura ofrecieron al jurado de 12 personas y al público votante hojas de ruta radicalmente divergentes para un caso que se desarrollará en el contexto de una reñida carrera por la Casa Blanca en la que Trump no sólo es el presunto candidato republicano sino también un acusado criminal que enfrenta la perspectiva. de una condena por un delito grave y prisión.

El caso es el primer juicio penal de un expresidente estadounidense y el primero de cuatro procesamientos contra Trump que llega a un jurado. Como corresponde a esa historia, los fiscales buscaron desde el principio elevar la gravedad del caso, que, según dijeron, se trataba principalmente de interferencia electoral, como lo reflejan los pagos de dinero para mantener su silencio a un actor porno que dijo haber tenido un encuentro sexual con Trump.

“El acusado, Donald Trump, orquestó un plan criminal para corromper las elecciones presidenciales de 2016. Luego encubrió esa conspiración criminal mintiendo una y otra vez en sus registros comerciales de Nueva York”, dijo Colangelo.

Trump enfrenta 34 cargos por delitos graves de falsificación de registros comerciales, un cargo punible con hasta cuatro años de prisión, aunque no está claro si el juez intentaría ponerlo tras las rejas. Una condena no impediría que Trump vuelva a ser presidente, pero como se trata de un caso estatal, no podría perdonarse a sí mismo si fuera declarado culpable. Ha negado repetidamente cualquier irregularidad.


Un pasado que condena

El caso presentado por el fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, retoma un capítulo de hace años de la biografía de Trump, cuando su pasado de celebridad chocó con sus ambiciones políticas y, dicen los fiscales, se apresuró a reprimir historias que temía que pudieran torpedear su campaña.

Las declaraciones iniciales sirvieron como introducción al colorido elenco de personajes que ocupan un lugar destacado en esa vulgar saga, incluida Stormy Daniels, la actriz porno que dice que recibió el dinero para mantener su silencio; Cohen, el abogado que, según los fiscales, le pagó; y Pecker, quien, según los fiscales, aceptó funcionar como los “ojos y oídos” de la campaña.

En su discurso de apertura, Colangelo describió un esfuerzo integral de Trump y sus aliados para evitar que tres historias (dos de mujeres que alegan encuentros sexuales previos) surgieran durante la campaña presidencial de 2016. Esa tarea era especialmente urgente tras la aparición, al final de la carrera, de una grabación de “Access Hollywood” de 2005 en la que se podía escuchar a Trump alardear de agarrar sexualmente a mujeres sin su permiso.

"El impacto de esa cinta en la campaña fue inmediato y explosivo", dijo Colangelo.

A los pocos días de que la cinta de “Access Hollywood” se hiciera pública, Colangelo dijo al jurado que The National Enquirer alertó a Cohen que Daniels estaba haciendo campaña para hacer públicas sus afirmaciones de un encuentro sexual con Trump en 2006.

“Por orden de Trump, Cohen negoció un acuerdo para comprar la historia de Daniels para evitar que los votantes estadounidenses escucharan esa historia antes del día de las elecciones”, dijo Colangelo a los miembros del jurado.

Pero, señaló el fiscal, “ni Trump ni la Organización Trump pudieron simplemente extenderle un cheque a Cohen con una línea de memorando que decía ’reembolso por el pago de la estrella porno’”. Entonces, agregó, “acordaron manipular los libros y hacerlo parecer que el pago fue en realidad un ingreso, un pago por los servicios prestados”.

Esos registros supuestamente falsificados forman la columna vertebral de la acusación de 34 cargos contra Trump. Trump ha negado haber tenido un encuentro sexual con Daniels.

Blanche, la abogada defensora, buscó de manera preventiva socavar la credibilidad de Cohen, quien se declaró culpable de cargos federales relacionados con su papel en el plan de dinero para guardar silencio, como alguien con una “obsesión” con Trump en quien no se puede confiar. Dijo que Trump no había hecho nada ilegal cuando su compañía registró los cheques a Cohen como gastos legales y dijo que no era ilegal que un candidato intentara influir en una elección.
Ilustración del primer día del juicio, el lunes, en Manhattan. Foto: APIlustración del primer día del juicio, el lunes, en Manhattan. Foto: AP

Blanche cuestionó la idea de que Trump aceptó el pago de Daniels para salvaguardar su campaña, caracterizando la transacción como un intento de sofocar un esfuerzo “siniestro” para avergonzar a Trump y sus seres queridos.

"El presidente Trump se defendió, como siempre lo hace, y como tiene derecho a hacerlo, para proteger a su familia, su reputación y su marca, y eso no es un delito", dijo Blanche al jurado.


"Atrapar y matar"

Los esfuerzos por suprimir las historias son lo que se conoce en la industria sensacionalista como “atrapar y matar”: capturar una historia potencialmente dañina comprando los derechos de la misma y luego eliminarla mediante acuerdos que impiden que la persona pagada cuente la historia a nadie. demás.

Además del pago a Daniels, Colangelo también describió acuerdos para pagarle a una ex modelo de Playboy 150.000 dólares para suprimir las acusaciones de una aventura de casi un año con el casado Trump. Colangelo dijo que Trump “no quería desesperadamente que esta información sobre Karen McDougal se hiciera pública porque estaba preocupado por su efecto en las elecciones”.

Dijo que los jurados escucharían una grabación que Cohen hizo en septiembre de 2016 en la que él mismo informaba a Trump sobre el plan para comprar la historia de McDougal. La grabación se hizo pública en julio de 2018. Colangelo dijo a los miembros del jurado que escucharán a Trump decir con su propia voz: “¿Cuánto tenemos que pagar por esto? ¿Unos cincuenta?"

Pecker es relevante para el caso porque los fiscales dicen que se reunió con Trump y Cohen en la Torre Trump en agosto de 2015 y acordó ayudar a la campaña de Trump a identificar historias negativas sobre él.

Describió el uso que hace el tabloide del “periodismo de chequera”, una práctica que implica pagar a una fuente por una historia.

"Les di a los editores una cifra de que no podían gastar más de 10.000 dólares" en una historia sin obtener su aprobación, dijo. /Clarín