La zafra 2024 se presenta como una gran oportunidad y hay que saber aprovecharla, advierten desde el Ipaat

Sábado 11 de Mayo de 2024, 07:18

OPORTUNIDAD. La zafra 2024 comienza con un escenario muy promisorio, que sólo se cristalizará al cierre si median la responsabilidad de los actores para cumplir con los acuerdos de exportación y los cupos de producción de alcohol.



Las perspectivas de la zafra son muy buenas, ya que se presenta con una producción por hectárea y una superficie sembrada que hace mucho no se veía en Tucumán, un escenario que, para cerrar un año económicamente exitoso, presenta más que nunca la necesidad de asumirlo con responsabilidad. 

Eso es lo que le dice la experiencia a Bernabé Alzabé, que desde su lugar de vicepresidente del Instituto de Promoción del Azúcar y Alcohol de Tucumán (Ipaat), advirtió que “debemos ser conscientes de que con más azúcar debemos cumplir con los compromisos de exportar y de producir alcohol para cuidar nuestro mercado interno”, puntualizó.

La situación que describe, se da tanto en Tucumán como en el NOA. “Debido a ello estimamos una zafra importante en cuanto al volumen de producción y superficie”, aventuró.

El ingeniero agrónomo rememoró que a finales del año pasado las expectativas eran muy diferentes. “Pensábamos que, a raíz de las condiciones climáticas -en especial, de la falta de agua en los campos cañeros-, no tendríamos una buena zafra 2024. Pero este contexto se dio vuelta al empezar el año, y cambiaron significativamente estas condiciones. Hoy nos encontramos con cañaverales muy buenos, no solo en las mejores zonas, sino también en la franja del este tucumano”, recordó.

En el organismo que integra, estiman una superficie aproximada entre 285.000 a 300.000 hectáreas plantadas, y con buenas condiciones de materia prima, por lo que “esperamos una zafra muy importante”, suscribió.

También enfatizó en la situación actual de los mercados internacionales del azúcar, que se presentan demandantes. “Debido a ello, los precios son más que interesantes. Sobre todo si los relacionamos con los del mercado interno. Por eso, resulta imprescindible exportar azúcar; no sabemos hasta cuándo se mantendrán estos precios internacionales”, afirmó.

Alzabé apuntó hacia atrás al mencionar que durante muchas zafras las exportaciones se realizaban, pese a que los precios no eran buenos y se perdía plata, pero "por suerte este año tenemos condiciones de exportación, por lo que ayudaría a vender al exterior para sacarnos los excedentes”, remarcó.

También mencionó al alcohol, al advertir que "no debemos olvidarnos del bioetanol. Los cupos que debemos cumplir nos permiten sacar del mercado azucarero unas 500.000 a 600.000 toneladas, y eso ayuda muchísimo”, señaló. Añadió que actualmente las condiciones de precio del bioetanol que viene dando el Gobierno nacional van mejorando: “Esto ayuda aun más a incentivar la producción alcoholera”.

El segundo al mando en el Ipaat insistió en que esta situación los ubica ante un desafío muy grande, empezando porque se pueda levantar toda la cosecha que se espera. “Los ingenios deberán tener una gran eficiencia fabril y, sobre todo, de cosecha, debido a la gran superficie y producción que se estiman”, algo que se aclarará cuando cuenten con el informe en el que están trabajando técnicos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc).

“Según la información que estamos recogiendo con la Eeaoc, los datos de las estimaciones de superficie y de producción estarían en unos 10 días. Entonces tendremos certeza de lo que venimos estimando hasta ahora”, aclaró.

En esta campaña se juntaron muchas cosas, señaló Alzabé, mencionando en primer lugar la mejora de las condiciones climáticas. Pero también resaltó que se manejaron adecuadamente los cañaverales y se incorporaron nuevas plantaciones.

“Los cañaverales están mucho mejor. No solo por el clima, sino que al haber tenido muy buenos precios del azúcar el productor pudo trabajar muy bien sus plantaciones; trabajó con eficiencia en plantaciones nuevas, aplicó en tiempo y forma los fertilizantes, realizó de manera adecuada un control de malezas y pudo controlar las plagas insectiles”, explicó.

En cuanto a los rendimientos de la caña para esta época aclaró que aún están bajos, y qu debido a ello por ahora no se pueden hacer valoraciones exactas, aunque "están un poco mejor a la misma fecha de la campaña pasada”, destacó.

Expuesto el panorama alentador, Alzabé insitió en que se deben hoinrar los compromisos asumidos de exportación de azúcar, que superan las 500.000 toneladas a nivel nacional, y retirar los excedentes para que se mantenga el nivel del precio del mercado interno. “Es clave que se tome consciencia de la importancia que tiene el cumplimiento de los compromisos”, sentenció Alzabé.