Jaldo ordenó rescindirle el contrato a Ingeco, que debía reparar la ruta 329, y reanudar una obra clave para el sur

Sábado 11 de Mayo de 2024, 09:03

OBRA INCONCLUSA. El gobernador ordenó rescindir el contrato con Ingeco y encarar de inmediato la reparación completa de una obra que debió estar terminada hace doce años.



El gobernador Osvaldo Jaldo ordenó que se aceleren los trámites necesarios para determinar la rescisión del contrato con la empresa constructora Ingeco S.A para la concreción del proyecto de repavimentación de la ruta provincial 329, un tramo de 40 kilómetros que une la ciudad de Concepción con la comuna de Monteagudo.

La cancelación abrirá la posibilidad de reactivar la obra, que volvería a manos de la provincia, reviviendo así un proyecto inconcluso que data del año 2010, según lo anunció el intendente de la Perla del Sur, Alejandro Molinuevo, luego de las conversaciones que entabló con el ministro de Obras Públicas, Santiago Yanotti y el titular de Vialidad, Marcelo Nazur.

El jefe municipal impulsó desde su lugar la reanudación de las tareas inconclusas, que afectan mucho a cuatro barrios de la ciudad, debido a la paralización de los trabajos que, según se supo, se debe a incumplimientos de contrato.

“Los funcionarios provinciales me aseguraron que el contrato con la constructora Ingeco está a punto de ser rescindido. Eso permitirá que la provincia se haga cargo de las obras”, reveló el burgomaestre. 

“La repavimentación de la 329 figura, según me dijeron, entre los proyectos prioritarios de la provincia no solo por los trastornos que generan los trabajos inconclusos en nuestra ciudad, sino también por los reclamos de los transportistas agrícolas ante el pésimo estado del tramo Villa La Trinidad-Monteagudo”, agregó Molinuevo.

“Ante el ministro Yanotti expuse la inquietante cantidad de accidentes de tránsito que se registran en el tramo a medio hacer de nuestro municipio en razón de que el sector permanece sin alumbrado público, con desvíos en al menos tres tramos y colectoras alternativas estrechas, entre otros inconvenientes”, sostuvo el radical. “Hay confianza de que pronto el contrato con la constructora será rescindido y en consecuencia la provincia y nosotros podremos avanzar en las tareas que restan”, detalló Molinuevo.

“La gente está enojada y cree que el municipio la discrimina. Incluso dice que está dispuesta a formalizar una denuncia. Sin embargo les expliqué que es una cuestión que escapa por ahora a las posibilidades de solución por parte de nuestra gestión. Por eso el pedido a la Provincia de que se procure liberar de la traba que impide la reanudación de los trabajos”, agregó el intendente sureño.

“Nosotros estamos dispuestos a hacernos cargo de lo que resta de la obra en nuestra jurisdicción. Pasaría a constituirse en una de las más importantes de los últimos años”, completó.

Una parte del camino, que se extiende desde la rotonda de acceso a la nueva traza de la 38 hasta el cementerio Municipal, se convertirá en una avenida con modernas luminarias, sendas peatonales y sectores semaforizados. “Queremos una profunda transformación urbanística en la zona”, sostuvo el intendente de Concepción.

Los trabajos de repavimentación de la 329 se adjudicaron a Ingeco en el 2010, con un plazo de ejecución de dos años y un presupuesto de $48,7 millones, de manera tal que la repavimentación de la carretera debería haber sido completada en 2012.

Sin embargo, solo se hizo el tramo que se extiende desde el cruce de la traza nueva de la 38 hasta Villa La Trinidad y quedaron inconclusos el de Concepción y el de Villa La Trinidad-Monteagudo.

Una serie de conflictos en el pago de los tramos en ejecución impusieron a la empresa la necesidad de aplicar suspensiones de la obra hasta el año pasado, cuando se reanudaron las labores en el tramo de Concepción, pero aún cuando estos trabajos contaron con el aporte de recursos del municipio, nuevos retrasos llevaron a la firma a paralizar sus maquinarias y retirar personal, ahora de manera definitiva.