Se puso un balón gástrico para lograr bajar 8 kilos antes de su boda y murió

Martes 14 de Mayo de 2024, 18:09

Laura Fernandes Costa, ingeniera de 31 años, murió luego de sufrir complicaciones relacionadas con la colocación de un balón intragástrico.



Una mujer brasileña murió tras colocarse un balón gástrico para adelgazar unos ocho kilos antes de su boda. Laura Fernandes Costa, una ingeniera de 31 años, sufrió una infección generalizada provocada por una perforación en el estómago y su familia cree que fue una complicación de la cirugía a la que se sometió y denuncia que hubo mala praxis.

La boda estaba prevista para el 7 de septiembre y su novio, Matheus Turchete, de 27 años, dijo que su Laura decidió someterse al procedimiento para adelgazar antes de la ceremonia. “En realidad, ella no lo necesitaba. No era obesa, era una persona sana. Quería tener un ‘cuerpo de princesa’ para la boda y terminó tomando esa decisión”, dijo Matheus al sitio g1.

El procedimiento se realizó en una clínica de la Belo Horizonte el 26 de abril. El dispositivo se introduce en el interior del estómago para ocupar espacio con el fin de que el paciente reduzca la cantidad de alimentos ingeridos y, en consecuencia, pierda peso.

Según indicó el diario Estado de Minas, Laura sintió los primeros síntomas al día siguiente, cuando comenzó a vomitar sangre. El 30 de abril contactó al médico responsable, Mauro Lúcio Jácome, para retirarse el balón en la misma clínica donde había sido atendida, pero no logró encontrar al profesional. El 1 de mayo lo volvió a buscar en otra sede de la clínica y finalmente consiguió que se lo sacaran el 2 de mayo.

La ingeniera seguía sufriendo fuertes dolores y, el 6 de mayo, fue hospitalizada. Durante una intervención de urgencia, descubrieron que tenía una perforación en el estómago que le generó una infección generalizada. Laura murió al día siguiente.

“La clínica no sólo pudo haberle brindado un mejor apoyo, sino también evitarlo. Los especialistas dijeron que ella no podría haberse sometido a este procedimiento, debido a su Índice de Masa Corporal (IMC), que no respaldaba esta cirugía. Pesaba 70 kilos “, afirmó el novio de la víctima.

Laura y Matheus se iban a casar el 7 de septiembre.


El joven dijo que su novia hasta tuvo que insistirle al médico para que le sacara el dispositivo. “Mi vida vale más que un globo”, le dijo al cirujano.

La familia asegura además que el médico solo dejó como contacto el teléfono de una enfermera y no dio seguimiento adecuado al estado de salud de Laura.

La Policía de Minas Gerais abrió una investigación para determinar las circunstancias y la causa de la muerte de la mujer de 31 años. “La institución realizará entrevistas con testigos e involucrados, solicitará el historial médico de la paciente y realizará todas las diligencias debidas”, dijo la policía.

El descargo de la clínica

El doctor Mauro Lúcio Jácome es socio director de Clínica Cronos, donde se realizó la cirugía. En un comunicado, el centro médico afirmó que se solidariza con el dolor de la familia y que la paciente cumplió con los requisitos para el procedimiento, realizado “sin complicaciones”:

“En relación con los hechos, cabe aclarar que el procedimiento de colocación del balón intragástrico está indicado para pacientes con sobrepeso u obesidad, según la literatura médica (IMC 25/consenso brasileño del balón intragástrico), y todos los requisitos para tal procedimiento fueron cumplidos en el caso en cuestión.



La clínica fue contratada para realizar el citado procedimiento, realizado el 26/04/2024, por un médico especialista en endoscopia y cirugía desde hace más de 20 años, siendo referente profesional en el área.

Es importante aclarar que el Formulario de Consentimiento firmado para este procedimiento describe los posibles riesgos contenidos en la literatura médica como complicaciones, y todas las pautas y aclaraciones fueron informadas al paciente.

El procedimiento se desarrolló sin complicaciones y la paciente fue dado de alta con un acompañante, sin síntomas, con regreso previsto para el día siguiente, para seguimiento, pero sin que la paciente se presentara. La paciente no respondió a las llamadas de la clínica para regresar.

Posteriormente, a solicitud de la paciente, se le retiró el balón intragástrico, el 02/05/2024, también sin complicaciones. Se suponía que la paciente regresaría a la clínica al día siguiente, 03/05/2024, según lo programado, pero no regresó.

Resulta que, pese a la insistencia por la comunicación, la paciente no volvió a contactarse, ni acudió a la Clínica. Después de 5 días, hubo información sobre el procedimiento quirúrgico al que se sometió la paciente, en el Hospital Nova Lima, y, posteriormente, ese mismo día, hubo información sobre el fallecimiento de la paciente.

Según lo informado, hubo aspiración pulmonar durante la intubación orotraqueal (OTI). La clínica y sus profesionales no conocían el estado de salud de la paciente, a pesar de insistir, ya que no hubo comunicación, y lamentablemente no fue posible atenderla, a pesar de la disponibilidad de la clínica y sus profesionales.

Toda conducta médica queda registrada en la historia clínica de la paciente. La clínica y sus profesionales están a disposición de los familiares o autoridades para brindar cualquier aclaración y presentar toda la documentación necesaria a fin de acreditar la ausencia de error médico, omisión de asistencia o cualquier acto que desacredite la conducta impecable de la clínica y su cuerpo médico”. /TN