“Es muy travieso”: el argumento del padre del bebé que apareció gateando en la calle solo y de noche

Miércoles 15 de Mayo de 2024, 12:15

A las tres y media de la mañana, y bajo un frío polar, Nizam recorrió 70 metros a la intemperie. Fue rescatado por policías que patrullaban la zona de Villa La Lonja, en Córdoba.



En Córdoba, a Nizam lo llaman “el bebé del milagro” y no porque, casualmente, su madre se llame Milagros sino porque fue rescatado por la policía de Villa La Lonja luego de encontrarlo gateando, solo y de noche alrededor de las tres y media de la mañana en una calle de tierra. Su única compañía era Bigote, la perra de la casa, a la intemperie, con una temperatura polar.

Y los padres, Milagros e Ismael hablaron en Mediodía Noticias (eltrece) para contar este insólita historia con final feliz. “Estábamos durmiendo los cuatro, porque también tenemos una nena más grande que estaba con mi tía, tenemos una cama de dos plazas y, al lado de él -señala ella hacia su pareja- duerme el bebé en su cama cuna”, comentó la madre a cámara.



Pero en esta ocasión, el pequeño se había dormido junto a su padre, al lado, abrazados. Y luego de dos horas -se durmieron cerca de la 1:30-, Nizam se despertó y sucedió lo inentendible. “Fue un descuido mío también, siempre cerramos la puerta porque tenemos una perrita y el gato para que pasen. Y bueno él se bajo y se me escapó, no entendí cómo, porque hay un portón cerrado”, comentó la mujer y dio a saber que el bebé se fugó por un espacio pequeño de la tranquera que separa a la calle del terreno de la propiedad.

“Estaba conmigo, lo tenía en mis brazos, así nos dormimos”, agregó Ismael. Y con una gorra que, irónicamente dice Seguridad, respondió a la pregunta de la notera de si el nene “¿es pícaro o de escaparse?”. A lo que llegó la peculiar respuesta del padre: “Es travieso, porque la edad que tiene, 1 año y cuatro meses, ya empiezan a experimentar, a hacer cosas. Y es la nena la que nos avisa cuando hace las cosas mal”, intentó justificar el progenitor.

Durante 70 metros, y junto a la perra como única guía y guardiana, Nizam anduvo por la gélida calle de tierra cordobesa. Hasta que fue rescatada. “Esto fue algo inusual, en esa hora, patrullando, la sorpresa de una criaturita que venía gateando”, dicen sin salir de su asombro los oficiales Gutiérrez y Toledo, inesperados protagonistas del hecho.

¿Qué ocurrió esa noche?

En las primeras horas del martes, un suceso extraordinario se registró en Villa La Lonja, un sector humilde de Córdoba Capital, cuando oficiales de policía descubrieron a un niño de un año gateando solo por una calle de tierra.

El menor fue encontrado durante un rutinario control policial en la intersección de las calles Manuel Astrada y Río Negro alrededor de las 03:30 y posteriormente fue entregado a su madre, una joven de 24 años residente de la zona, gracias a la colaboración de los vecinos. El rescate del menor involucró la participación de efectivos del CAP y operadores de cámaras del 911, quienes colaboraron en la rápida localización de la progenitora del infante.
Ocurrió en el barrio Villa La Lonja. Los policías lograron encontrar a la madre

Además, un video difundido por las autoridades provinciales capturó el momento preciso del hallazgo del niño, quien, notablemente, estaba acompañado por un perro, identificado como la mascota de la familia. Este elemento sugiere cómo el menor pudo haber salido de su domicilio, aparentemente porque el can es capaz de abrir la puerta según narraciones de la madre al subcomisario Ariel Britos, implicado en el operativo de rescate.

Si bien el tiempo exacto que el menor pasó solo al aire libre no se determinó, los oficiales estiman que recorrió cerca de 70 metros desde su hogar hasta el lugar donde fue encontrado. El estado de salud y el ánimo del niño, al momento del hallazgo, indicaban que probablemente había salido de su casa poco tiempo antes de ser encontrado.

Las acciones rápidas de los oficiales, que incluyeron abrigar a Nizam para protegerlo del rocío nocturno, y una búsqueda organizada con los residentes locales, fueron cruciales. Este incidente llevó a la intervención del Servicio Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia para evaluar si existen responsabilidades parentales ante tan insólito suceso. /Infobae