San Martín remontó un 0-3 pero falló desde los penales y fue eliminado ante Almirante Brown en Copa Argentina

Miércoles 15 de Mayo de 2024, 22:43





La maldición de los penales volvió a dejar afuera a San Martín de la Copa Argentina: el Santo había remontado un 0-3 y llegó al milagro con dos goles de Banegas y el empate de Klusener. Pero desde los 12 pasos la historia fue otra: Sand atajó dos disparos, pero sus compañeros no ayudaron: erraron tres.

Peor no se podía empezar: a los 4’ Monge perdió una pelota clave en el medio, quedó mal parada la defensa, Almada hizo desfilar a Peñalba y el Mirasol le gana desde el arranque al equipo de Flores. Seguilo en vivo a través de este link.

El Santo tomó el control del partido, merodeaba el empate, pero ni Arias ni Cuevas mostraron calidad cuando les llegó la pelota. El 10 mandó un centro a la tribuna cuando la pelota parada es una de las armas del equipo de Flores.

Para colmo de males, a los 25’, el Santo volvió a fallar atrás y a Darío Sand lo dejaron solo: Gauna la empujó al fondo de la red para el 2 a 0 en el primer tiempo. Y si algo faltaba, a los 35’, Tomás Díaz puso el 3 a 0.

En el entretiempo, Diego Flores decidió tres cambios, puso todo lo que le quedaba para buscar el milagro. El Santo salió cinco minutos antes que Almirante a jugar el segunto tiempo.

El Santo llegó al descuento a los 11 minutos del segundo tiempo de la mano del guerrero, del único héroe en este lío: Nahuel Banegas. El 3 puso el descuento que encendió la esperanza en los hinchas. Y a los 20’ le cobraron un offside en una situación clara de gol.

Incansable como nadie, conmovedor hasta las lágrimas, Nahuel Banegas tomó la lanza de la reacción del equipo y hasta de cabeza les ganó a todos para el 2-3 cuando faltaban 10 minutos. En la última pelota llegó el milagro para ir a los penales: 3 a 3 con gol de Gonzalo Klusener.

En los penales la maldición volvió a dejar afuera a San Martín: tal como ya sucedió en la Copa Argentina, el Santo no pudo avanzar y jugar contra Boca. El Santo lo entregó todo en el segundo tiempo, pero no alcanzó.