Tres jóvenes tucumanas eran prostituidas en un bar de Playa del Carmen: en total había 15 argentinas a las que les habían quitado el pasaporte

Martes 21 de Mayo de 2024, 08:38

La policía mexicana rescató a las jóvenes



El ofrecimiento para trabajar los centros turísticos de México era un vil engaño. Cuando llegaban a ese país, las víctimas descubrían que habían caído en una trampa. Terminaban siendo esclavas de una red de trata de personas con fines de explotación sexual. Las autoridades lograron rescatar a 15 jóvenes argentinas, entre ellas, tres tucumanas, en Playa del Carmen, cerca de Cancún.

El caso llegó a descubrirse por la heroica actitud de una de las cautivas. Tomó un teléfono celular y envió el siguiente mensaje: “Fiscales ayúdenme. Quiero denunciar que me escapé de un quilombo o como dicen aquí un bar La Consentida, donde me prostituían en contra de mi voluntad y no conozco esta ciudad porque soy de Argentina, pero sé que las calles son Constituyentes y Carretera Federal. Les ruego oculten mi teléfono porque temo por mi vida. Hay tres pibas de 12 o 13 años. Las prostituyen es horrible. Somos 15 pibas que nos quitaron los pasaportes, pero yo me logré escapar. Les ruego nos ayuden”.

El mensaje fue enviado el 14 de mayo a la página digital oficial de la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo, a través de la aplicación WhatsApp. Según la información oficial, tres días después, ella y 16 mujeres más fueron rescatadas de una red de trata que las había captado y las explotaba sexualmente en las playas mexicanas bañadas por las aguas del mar Caribe.

El diario La Nación informó que el Gobierno ya tomó cartas en el asunto y desde el área especial de lucha contra la trata de personas, que depende del Ministerio de Seguridad, ya se pusieron en contacto con las autoridades judiciales mexicanas para prestar asistencia a la investigación y, esencialmente, a las víctimas, por cuya situación ya se ocupa el consulado argentino en Cancún.

Las autoridades mexicanas confirmaron que en el procedimiento lograron rescatar a 17 mujeres, de entre 20 y 32 años, 15 de ellas argentinas y las otras dos, nacidas en ese país. Informaron además que fueron detenidos Luis Alfredo Rangel Lobato, Emmanuel Gueva Cordero y Ángel Alberto Ake Fuentes, que serán investigados por el delito de trata de personas y explotación sexual en el municipio de Cancún.

Los investigadores informaron cómo era el modus operandi de la organización. Mediante falsas promesas de trabajo en hoteles de Cancún, Tulum y Playa del Carmen, las hacían viajar hacia ese país. Las esperaban en el aeropuerto de Cancún, las subían a automóviles privados y las llevaban directo a Playa del Carmen, donde las metían en un bar y prostíbulo llamado La Consentida, les quitaban los pasaportes, las castigaban y las obligaban, además, a pagar cuota de manutención. Según las fuentes consultadas, existen al menos tres bares que realizaban esta actividad ilícita.

De las víctimas, las autoridades argentinas lograron establecer que algunas cuentan con estudios secundarios y otras, universitarios. El rasgo común a todas es la situación de vulnerabilidad económica. Además de las tucumanas, encontraron tres de Buenos Aires, tres de Chaco, una de Mendoza y de las otras no se informó su origen.

La fiscalía se comunicó con el cónsul argentino en Cancún, Lautaro Filchtinsky, y con la Dirección de Asistencia a las Víctimas de la Fiscalía General de Quintana Roo, con el fin de cubrir la atención que necesitaran las jóvenes. Se les brindó asistencia médica y están alojadas en distintas casas de Playa del Carmen, a resguardo de la Fiscalía.

“Las jóvenes se encuentran bien, hoy en horas de esta tarde el fiscal Raciel López estará hablando con ellas para asegurarles la protección del Estado mexicano, ya que las chicas quedarían allí en calidad de testigos, y temen por sus vidas”, indicaron en un comunicado de prensa las autoridades argentinas que fue publicado por el diario “La Nación”.

Agregaron: “La Fiscalía informó al Instituto Nacional de Migración sobre el operativo y sobre la situación legal de las 15 chicas argentinas para que les extiendan protección en calidad de víctimas y bajo resguardo de la fiscalía. El problema es que entraron como turistas de vacaciones y pasaron luego a ser trabajadoras, con lo cual se convierten en ilegales. Pero al ser víctimas de trata y estar ahora en calidad de testigos, tendrán el apoyo y respaldo del Estado de México”.