Lanús: condenaron a perpetua a un hombre acusado de asesinar a botellazos a un chico para robarle

Domingo 26 de Mayo de 2024, 12:09

Agustín Pizzirusso fue asesinado a golpes por un hombre que intentó robarle la botella de sidra.



El Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Avellaneda - Lanús condenó a prisión perpetua al acusado de asesinar a Agustín Leonel Pizzirusso, un adolescente de 16 años que fue atacado a botellazos en enero de 2022 en Villa Diamante.

Los jueces Leandro Bacigalupo, Mariela Bonafine y Martín Pizzolo declararon culpable del crimen a Ricardo Ezequiel Bravo por el delito de homicidio agravado por alevosía.

Un presunto cómplice del agresor, Alexis Eliseo Villamayor, fue detenido por la Policía,
aunque poco después la Justicia lo sobreseyó debido a que, según el video clave para la causa, no participó del ataque al adolescente.

Bravo se encuentra detenido desde marzo de 2022, luego de permanecer dos meses prófugo en la ciudad de Posadas, Misiones. Para la causa, la filmación del momento del crimen fue la principal prueba. Allí se alcanza a ver como el asesino golpeó a la víctima al menos nueve veces hasta matarlo.

Ezequiel Bravo, el delincuente que asesinó de nueve botellazos en la cabeza a Agustín Pizzirusso. (Foto: Facebook).
Ezequiel Bravo, el delincuente que asesinó de nueve botellazos en la cabeza a Agustín Pizzirusso.

 
Así fue el crimen de Agustín, el adolescente asesinado a botellazos en Lanús

El trágico episodio sucedió el 2 de enero de 2022 en la intersección de las calles Yatay y Los Hornos, en el barrio Villa Diamante de la localidad de Lanús y fue grabado por las cámaras de seguridad de la zona.

Las imágenes muestran que el chico se dirigía a lo de su abuela con una botella de vodka. Segundos después se puede observar a dos hombres que caminaban en sentido contrario al que iba la víctima.

En un principio el joven y uno de los atacantes intercambiaron palabras, hasta que uno de ellos intentó arrebatarle la botella que la víctima llevaba en la mano. Luego de forcejear durante unos segundos, el muchacho accedió a darle la botella.

Tras ello, el agresor le pegó varios botellazos en la cara y en la cabeza que hicieron que cayera desmayado al piso. Con la víctima indefensa y sobre el asfalto, el asesino le pegó nueve botellazos seguidos en la cabeza. Todo bajo la atenta mirada del cómplice. Las cámaras muestran la fuga de los agresores, que salieron corriendo. /TN