Por la ola polar, se dispararon los precios de algunas verduras

Jueves 30 de Mayo de 2024, 07:24

Las subas rondan el 200% en los últimos días y le meten presión a la inflación sobre el cierre de un mes en el que el gobierno espera una cifra menor al 7%.



La primera ola polar del año está golpeando fuerte. Y mientras en las estaciones de servicio, el elevado consumo, y un pago "fallido" del Gobierno, provocó la suspensión del suministro de GNC, en la mesa de los hogares también se han sentido sus efectos, con fuertes aumentos en productos clave para la canasta familiar, como el tomate y los morrones, de hasta el 200%.

De esta manera, el kilo de tomate roza los $10.000: se vende a un promedio de $8.000 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano. 

De manera similar, los pimientos alcanzan hasta los $4.000 en algunos puntos.

Este aumento se le atribuyó en principio a los factores estacionales, agravados por la anticipada llegada del clima frío previo al invierno.

Aunque la situación se agravó en las últimas horas dado que las bajas temperaturas están retrasando el ingreso de productos desde el norte del país, en particular de Salta y Corrientes, mientras se va agotando la producción de la provincia de Buenos Aires, lo que genera escasez e impulsan, aún más, las alzas.

Ante este escenario, el precio del tomate ha experimentado un notable aumento, alcanzando entre $6.000 y $8.000 pesos el kilo promedio en las verdulerías, e incluso llegando a las cinco cifras en algunos casos; lo que representa un incremento del 200% en las últimas dos semanas.

Para contrarrestar la falta de productos, los distribuidores han optado por importar tomates de Chile y Ecuador, aunque a un precio casi un 50% más elevado.

Una suba que le mete presión a la inflación de mayo

Desde el Mercado Central, señalan que el déficit en la oferta, común en esta época del año, se ha prolongado más de lo esperado, lo que justifica el aumento de los precios, indicó la agencia Noticias Argentinas.

Sin embargo, los verduleros advierten que, aunque los precios tienden a bajar cuando mejora la situación, una vez que se disparan de esta manera no regresan a los niveles anteriores o, al menos, tardan mucho en hacerlo.

Esto podría sumarle presión a la inflación a horas de cerrar un mes en el que Javier Milei espera que el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que difundirá el INDEC a mediados de junio, esté por debajo del 7%.  /Perfil