Una ex empleada de OpenAI acusó a Sam Altman de abusos psicológicos y de crear un ambiente tóxico

Jueves 30 de Mayo de 2024, 10:27

Helen Toner, que formó parte de la junta directiva de la organización detrás de ChatGPT, reveló detalles inéditos sobre el conflicto que el ejecutivo protagonizó el año pasado.



Una ex miembro de OpenAI, la organización detrás de ChatGPT, decidió sacar los trapitos al sol. En el podcast The TED AI Show, Helen Toner, que integró la junta directiva del grupo, apuntó con dureza al CEO Sam Altman y reveló detalles hasta ahora inéditos acerca de su destitución en noviembre de 2023, cuando fue apartado de su cargo durante un período breve y tumultuoso. Las acusaciones de Toner son de alto calibre: habló de un ambiente de trabajo “tóxico”, de “abusos psicológicos” y de maniobras de ocultamiento por parte del actual director ejecutivo.

Una exempleada de OpenAI apunta a Sam Altman: “Mentiras constantes”

En noviembre de 2023, Altman fue separado de su cargo y reemplazado durante un período breve, de pocas semanas, aunque intensas. En la ocasión, el empresario fue acogido por Microsoft y pronto regresó a su puesto de liderazgo en OpenAI. Las razones de esa destitución no están del todo claras: desde entonces, reinó el hermetismo y solo circularon especulaciones.

https://tn.com.ar/resizer/LZGhoV2fbq03GIFMlYNGdgUmfH4=/767x0/smart/filters:format(webp)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/artear/6SKEAEFMGRFRXACTIFJJSXHFBM.jpg
Helen Toner cruzó con dureza a Sam Altman. (Foto: cset.georgetown.edu)

Ahora, Toner echa algo de luz sobre aquellos acontecimientos. En la reciente entrevista, hizo referencia a las “constantes mentiras de Altman”, una consideración que va en sintonía con las escasas declaraciones oficiales que habían circulado. En medio del escándalo, la anterior junta directiva de la organización —destituida cuando el CEO recuperó su puesto— había indicado que el líder del grupo “no fue consistentemente honesto en sus comunicaciones”.

Toner profundizó, ahora, indicado que la junta dejó de confiar en Altman al enterarse de que ocultaba que era dueño de un fondo que invierte en empresas emergentes especializadas en inteligencia artificial. Además, contó que en numerosas oportunidades proporcionó información inexacta sobre los procesos de seguridad y que mantuvo en secreto estrategias para el desarrollo de nuevos productos.

La junta de OpenAI se enteró que ChatGPT existía por un mensaje de Twitter

“Cuando ChatGPT salió en noviembre de 2022, no se informó a la junta con anticipación. Conocimos al chatbot cuando su existencia se difundió en Twitter”, dijo Toner, que en la actualidad es directora de estrategia y becas en el Centro de Seguridad y Tecnología Emergente de la Universidad de Georgetown, en Estados Unidos.

https://tn.com.ar/resizer/VuuVYDCMOm6pfDsAt94H3Hzvzis=/767x0/smart/filters:format(webp)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/artear/A32VI7RP3NACRB6PCQK3KHCZYU.jpg
Según Toner, la junta de OpenAI se enteró de la existencia de ChatGPT por un mensaje en Twitter. (Foto: Reuters/Carlos Barria)

Además de esa revelación, la ex OpenAI contó que cuando fue parte de la junta, dos ejecutivos denunciaron casos de “abusos psicológicos” por parte de Altman. Según sus comentarios, el actual CEO de la organización “mintió y fue manipulador” en diversas ocasiones, generando un ambiente de trabajo tóxico.

Entonces, ¿por qué Sam Altman fue “indultado” por OpenAI?

“Era claro para nosotros —dijo Toner en referencia a la junta de OpenAI— que tan pronto como Sam tuviera algún indicio de lo que pretendíamos hacer en su contra haría todo lo que estuviera en su poder para socavar a la junta y evitar su despido”, comentó.

Cuando Altman fue separado de su cargo, un altísimo porcentaje de empleados del grupo pidió su regreso y amenazó con renunciar. ¿Cómo es, entonces, que los trabajadores de OpenAI pidieron por él, si es que su comportamiento era abusivo y tóxico?

Tal apoyo habría sido el resultado de una suerte de extorsión y la mayoría de los empleados creyeron que el regreso de Altman, y la consecuencia disolución de la anterior junta, permitiría la subsistencia de OpenAI. En tanto, se habrían mostrado del lado del CEO para garantizar sus propios ingresos y evitar represalias, deslizó Toner.

“Estamos decepcionados de que la señora Toner continúe revisando estos temas”, respondió el presidente de la junta de OpenAI, Bret Taylor. “Un comité independiente de la junta trabajó con el estudio de abogados Wilmer Hale para realizar una revisión exhaustiva de los acontecimientos de noviembre. La investigación concluyó que la decisión de la junta anterior no se basó en preocupaciones sobre la seguridad del producto, el ritmo de desarrollo, las finanzas de OpenAI o sus declaraciones a inversores, clientes o socios comerciales”, cerró. /TN