“Él le decía que era un violinista famoso”: siguen enumerando la evidencia contra Alperovich

Lunes 10 de Junio de 2024, 13:01

Alperovich llegó al tribunal junto a tres de sus hijos



La querella sigue enumerando los casos que dispararon la denuncia por abuso sexual contra Alperovich. Entre el miércoles y jueves se conocerá la sentencia.

Leé también: Alperovich llegó al Tribunal para escuchar los alegatos en su contra por abuso: entre el miércoles y jueves se conocerá la sentencia

Siguiendo con el relato de la querella, el quinto hecho denunciado ocurrió el 18 de febrero de 2018, en donde se expresó que "después de abusar de la denunciante en el auto, José Alperovich se fue a alentar a Atlético Tucumán. Ella contó eso", dijo la abogada Carolona Cymerman.

"En marzo de 2018 ocurrieron los abusos más extremos. Ella había asumido un rol protagonico dentro de la campaña. Se sentía humillada pero seguía su trabajo. El 9 de marzo de 2018. El hecho fue en el living de la casa de la calle Martín Fierro. Allí Alperovich la atacó en un sillón: ’Mirá como ponés’, le dijo él según la denuncia", continuó Cymerman, que luego aseguro que "en ese momento ella estaba totalmente vencida. El abusó de ella en un dormitorio. Y luego salieron".

En la enunmeración, la querella detalló que "el 12 de marzo es el hecho número 7. Volvió a violarla.  ’Yo no me podía ir de esa casa cuando queria. El siempre estaba rodeada de su seguridad’".

"Los viajes largos en el auto era angustiantes: me tocaba"

La querella continúa detallando las declaraciones de la denunciante, que aseguró que José Alperovich la tocaba dentro del auto. Incluso en presencia del chofer, que además era su custodio. "Los viajes largos en el auto era angustiantes.  Me tocaba. Él tenía todo orquestado con sus subalternos", había declarado la víctima, explicó la abogada Carolina Cymerman.

Las reacciones de Alperovich durante el alegato de la querella

El ex gobernador José Alperovich sigue el alegato de la querella mirando el piso y acompañado por sus cuatro hijos.

"Él le decía que era un violinista famoso"

"Él (Alperovich) le decía que era un violinista famoso, Andre Rieu, por su habilidad para mover los dedos. Él le decía que ella le daba energía. Que era energizante. Él se mueve con total impunidad en todos loa actos de su vida", continuó diciendo la abogada Carolina Cymerman.

La querellante luego detalló que los otros hechos denunciado sucedieron el 9, 10 y 12 de febrero: "Allí se inician los tocamientos dentro del vehículo".

"Cuando él no quería entender algo, no lo entendía"

En su relato, Carolina Cymerman explicó que "él avanzó. Ella le dijo que no quería. Se lo dijo. La situación no fue de conquista. Fue de avance. Cuando él no quería entender algo, no lo entendia. Fue humillante. Ella preferirió no decir nada. Se dijo ’esto muere conmigo’".

"El segundo hecho es del 27 de diciembre de 2017. Volvieron a Buenos Aires, ella en un vuelo de línea. Ella creía que no pasaría nada. Ella ya le había dicho que no", profundizó la abogada querellante.

Continúa el alegato de la querella contra Alperovich

La abogada querellante Carolina Cymerman enmumeró que "el primer hecho es del 14 de diciembre de 2017", que "viajaron en el avión privado de la provincia" y que su defendida "tenia 27 años". Además sostuvo que "tuvieron actividades y luego fueron al departamento de Alperovich. Son dos departamentos".

Avanza el alegato de la querella contra Alperovich

La abogada querellante Carolina Cymerman va analizando cada una de las pruebas que según ella se recolectaron a lo largo de las audiencias, que se iniciaron el 5 de febrero en Capital Federal

El amuleto de Alperovich

Alperovich tiene en sus manos un amuleto con inscripciones en hebreo "para la buena suerte". Fue el mismo que sostuvo cuando declaró hace una semana

"Alperovich tenía un montón de beneficios"

A pesar que no era gobernador, Alperovich tenía un montón de beneficios. Recursos,  personal,  el avión. Ella comienza a trabajar como una adscripción informal.

Fue Alperovich el que quiso que ella trabajará con él. Y no al revés. Eso también quedó probado. Alperovich se había fijado en ella. Y aprovechó además que conocía al padre, dice la querellante Cymerman

"Campaña de deslegitimación"

Hubo una brutal campaña de deslegitimación de sus palabras. Pero ella siguió adelante.

El testimonio de ella es la primera prueba de que dice la verdad. Tuvo la fortaleza de enfrentar lo siniestro y denunciarlo.

El testimonio de la víctima es fundamental en casos de violencia sexual. Y así lo vienen sosteniendo numerosos fallos en todo el país.

"Los hechos están probados"

Para cometer estos hechos el imputado se valió de su inmenso poder construido a lo largo de los años. Los hechos están probados.

Comienzan los alegatos. Se invierte el rol. Comienza la querella. Carolina Cymerman afirma que "Alperovich cometió distintos abusos y eso está probado".

"Se le acercaron personas del entorno de Alperovich para ofrecerle dinero"

"Muchas veces se le acercaron personas del entorno de Alperovich para ofrecerle dinero", afirma Cymerman. "Ella rechazó todos los ofrecimientos. Querían que la denuncia no tomara estado púbico. Esto revela que los hechos denunciados no son sorpresa para Alperovich", añade.

"Alperovich era una palabra peligrosa en todo Tucumán"

"De las víctimas se descreyó siempre por una cuestión machista", dice la abogada y comenta que "Alperovich era una palabra peligrosa en todo Tucumán".

"Muchos de los testigos que pasaron por aquí cometieron delitos al declarar falsamente. Pero ella ya sabía que muchos dirían cualquier cosa", asegura Cymerman y agrega: "Con la denuncia, si a ella le pasaba algo, Alperovich iba a estar en el centro de la escena".

"Ella le quería decir en la cara a Alperovich todo lo que le pasaba y por qué renunciaba. Le dijo que no podía vivir con todo lo que él le había hecho", señala Cymerman. 

"Ella tenía decidido no contarle nunca a nadie"

"El séquito obsecuente callaba lo que pasaba. Ella tenía decidido no contarle nunca a nadie lo que había pasado", dice Cymerman y advierte que la denunciante es otra víctima de los ataques machistas. 

"Soy una chica digna, decente y él me hizo mierda"

"Ella no quería que dijeran qué estaba ahí por ser ’la minita’ de Alperovich sino por su trabajo. Ella brillaba en su trabajo.  Su desempeño era impoluto. Estaba disociada de lo que le estaba pasando", detalló la abogada querellante. 

"Yo intentaba sanar desde adentro desde mi trabajo. Estaba negada. Y cuando tuve la oportunidad me fui. Soy una chica digna, decente y él me hizo mierda", dijo la denunciante.