La frialdad marcó el fugaz paso de Macri durante el festejo del 9 de Julio

Miércoles, 10 de Julio de 2019 06:29

LLEGADA. El presidente Macri y su esposa descienden del Tango 01 en el aeropuerto Benjamín Matienzo.



El matrimonio Mauricio Macri-Juliana Awada desciende del Tango 04. Saludaron a Manzur y luego partieron hasta la Casa Histórica en un automóvil movilizado especialmente para su traslado en territorio tucumano.

A las 10.09, el matrimonio Macri abandona uno de los patios de la Casa Histórica. Hubo un frío saludo de despedida con Manzur.

Luego, Macri se fue hacia el aeropuerto donde se reunió con la Comisión de Familiares de Víctimas de la Impunidad antes de regresar a Buenos Aires.

Sólo saludos protocolares

De principio a fin. La frialdad fue evidente. Desde que bajó del Tango 04 en el aeropuerto Benjamín Matienzo hasta cuando se retiró de la Casa Histórica, el presidente Mauricio Macri no cruzó palabras con el gobernador Juan Manzur.

Tan sólo hubo saludos protocolares. Tras arribar a la provincia, Macri se subió a un auto blindado que lo trasladó hasta el centro capitalino. En otro vehículo retornó Manzur. Dentro de la histórica casona, incluso, el Presidente y su esposa Juliana Awada caminaron delante del matrimonio Manzur-Sandra Mattar.

La Provincia había preparado café, jugos y té, pero ninguno de los visitantes los degustó. Tampoco hubo obsequios recíprocos.

“No pudimos comer ni una empanada”, deslizó un funcionario nacional al regresar a Buenos Aires, respecto de la celeridad de la visita.
 

Fuente: https://www.lagaceta.com.ar/nota/811890/actualidad/sin-obsequios-mucho-frio.html