Investigadores estudiaron el DIALECTO GITANO para poder desbaratar a la red que estafaba con vehículos usados

Miércoles, 06 de Noviembre de 2019 18:32





Uno de los megaoperativos más importantes de la provincia en materia de estafas con vehículos automotores, con puntos estratégicos de acción en San Miguel de Tucumán, Río Seco, Alderetes, Famaillá y Monteros, se encuentra en plena etapa de desarrollo. Si bien ya se concretaron en la jornada de ayer los más de cuarenta allanamientos decididos por la Justicia, el trabajo de la Fiscalía en Delitos Complejos, a cargo de Mariana Rivadeneira, continúa con la ímproba tarea de documentar la causa, al tiempo que comenzó la ronda de toma de declaraciones a los detenidos, la mayoría pertenecientes a la comunidad gitana. Fue febril la actividad en esa unidad investigativa del Ministerio Público Fiscal, durante la jornada de este miércoles, en razón del volumen de los elementos secuestrados.

Son ochenta y cuatro, entre camionetas, muchas de alta gama, y automóviles, los vehículos que fueron trasladados desde los galpones de los domicilios allanados, a la sede de la Subjefatura de la Policía de la provincia. Esto no significa que este sea el número final, sino que otro grupo importante de vehículos, permanece en los lugares donde fueron localizados en calidad de depositario judicial, ya que no pudieron ser trasladados por problemas de índole técnico en esas unidades.

A éstos, debe agregarse un total de 9 camiones que también forman parte del lote de vehículos automotores secuestrados.

En materia de armamentos, los funcionarios del MPF estaban relevando una tanda de 10 escopetas y 2 pistolones, que los efectivos policiales que participaron de las medidas localizaron en las viviendas allanadas, además de una importante cantidad de municiones.

Según trascendió, durante los meses que duró la pesquisa los investigadores debieron capacitarse en poco tiempo para interpretar el dialecto y las costumbres de los sospechosos, ya que pertenecen a la comunidad gitana.

La labor conjunta de la policía provincial y de los distintos departamentos del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) del Ministerio Público Fiscal, identificaron los vehículos y su procedencia, al tiempo que cumplían las medidas de allanamiento, y agilizar así las tareas, dado el volumen de secuestros.

“Para optimizar el desempeño de sus funcionarios durante el megaoperativo, el ECIF conformó cinco equipos de trabajo dispuestos en cada uno de los objetivos, al tiempo que habilitó en la sede tribunalicia de avenida Sarmiento, el acceso a distintas bases de datos, producto de los acuerdos que firmó el Ministerio Público Fiscal con diferentes organismos nacionales. En ese sentido, corroboramos en tiempo real la titularidad de los vehículos en cuestión, a través de las consultas en línea con el Registro Nacional del Automotor. Del mismo modo, en la Dirección Nacional de Migraciones constatábamos el ingreso legal y los antecedentes de las personas que eran identificadas”, admitió el titular del ECIF, Eugenio Agüero Gamboa.

Advirtió el funcionario que también se accedió al Sistema Federal de Identificación Biométrica para la Seguridad (SIBIOS), la base de datos centralizada que almacena en un único lugar todos los recursos necesarios para la identificación de una persona.

Dinero en efectivo y dólares por el valor de $ 550.000 y u$s 17.350, respectivamente, completan este panorama de incautaciones. De acuerdo a información proveniente de la fiscalía interviniente, el trabajo pos allanamientos es arduo y llevará varias jornadas para terminar con la documentación y constataciones que deben llevarse a cabo.