Su amigo Lucas Gordillo y una atractiva mujer están en la mira por el brutal crimen de Pablo Mariotti, que hacía negocios como prestamista

Viernes, 21 de Febrero de 2020 08:56

El pozo donde enterraron a Mariotti



El 9 de febrero una allegada de Pablo Mariotti se presentó en la Seccional 5ª para denunciar que el joven podría estar muerto y que su cuerpo habría sido enterrado en algún lugar. Además, acusó a un tal Lucas Gordillo, hoy prófugo de la Justicia, y considerado como el principal sospechoso de la muerte del joven.

El móvil del crimen habría sido económico. ¿El porqué? Mariotti le había entregado entre $ 200.000 y $ 300.000 a Gordillo para que lo prestara a terceros. La víctima, al regresar de vacaciones, le pidió que se los devolviera, pero el sospechoso no lo hizo. Se presume que podría haberlo matado al no poder cumplir con el pago de la deuda.

Mariotti y Gordillo crecieron juntos en el barrio ubicado en las cercanías del estadio de Atlético Tucumán. Además de ser el financista del principal acusado del crimen, ambos habían montado una empresa que contrataba rondines en la zona. Se sospecha que algunos de esos empleados, que también habrían realizado tareas de cobranza, podrían estar involucrados en el crimen.

Todo indicaría que Mariotti fue asesinado en su domicilio el viernes 7. Allí lo tuvieron oculto hasta el sábado a la madrugada. De allí, en la camioneta que ya está secuestrada, lo trasladaron hasta Olleros al 100, donde enterraron el cuerpo.

Gordillo o los autores del hecho realizaron varias maniobras para evitar ser descubiertos o borrar pruebas de lo que hicieron. Habrían incendiado las habitaciones donde se habría producido el crimen, publicó La Gaceta. Abandonaron la moto de la víctima en el ex Arsenal, es decir, en la otra punta de la ciudad. Por último, enterraron el cuerpo a más de dos metros de profundidad envuelto en una frazada y, antes de taparlo con tierra, le tiraron una importante cantidad de cal.

El único detenido por el caso es el testigo que brindó el testimonio clave . En tanto, la Justicia emitió la orden de detención en contra de Gordillo y de otra persona cuya identidad hasta el momento no trascendió. Estaría en la mira la atractiva mujer que fue vista con Mariotti antes del crimen y que podría estar relacionada con el principal sospechoso.