“Yo soy Máximo Kirchner”: bromea el comprador del Lamborghini de los US$ 700.000

Miércoles, 23 de Septiembre de 2020 13:21

El Lamborghini ingresó al país a nombre del empresario Guillermo Enzo Chetta.



La llegada de un exclusivo Lamborghini al Aeropuerto Internacional de Ezeiza despertó la curiosidad de los argentinos en plena cuarentena por coronavirus y un clima de incertidumbre por la cotización del dólar. Se trata de un Huracán Evo Spyder de 300 mil dólares que salió desde Italia hacia los Estados Unidos por mar y que luego se trasladó en avión hacia Buenos Aires.

“¿Quién es el hombre que trajo un auto al país durante la pandemia?”, preguntan interesados los usuarios en las redes sociales. Según los datos difundidos por Aduana, el Lamborghini ingresó a Argentina a nombre de Guillermo Enzo Chetta, un empresario y coleccionista de autos que tiene su propia concesionaria Honda en San Isidro. El costo inicial del lujoso Huracán Evo Spyder es de 301.738,73 dólares. No obstante, con la suma de impuestos y gastos de flete aéreo, el vecino sanisidrense terminó pagado casi 700 mil dólares.

Según precisó CarBuzz, el sitio especializado en reseñas de automóviles, este modelo puede pasar de 0 a más de 100 kilómetros por hora en solo 3 segundos. Pero además de destacarse por la potencia de su motor, es su particular diseño lo que impacta: descapotable y con una variedad en llamativos colores. Chetta optó por un gris platino 0 kilómetros firmado por L’Autosport SRL, un concesionario en Roma, que aterrizó el 15 de septiembre en Argentina.

La concesionaria del comprador tiene dos sucursales en la localidad de Martínez: una de ellas se ubica en Cuyo 2562, mientras que la otra se localiza en Avenida del Libertador 14399. “Chetta S.A. fue creada oficialmente en 1991, luego de una larga trayectoria de los directivos dentro del ámbito automovilístico”, explica la empresa en su página web. Y es que Guillermo Chetta también es propietario de un equipo de competición de la categoría Clase 3 de Turismo Nacional y hace años se encuentra ligado como sponsor. Amigo de reconocidos pilotos como Jorge Cupeiro, Juan María Traverso, Leo Pernía y Carlos Okulovich, el empresario de Martínez mantiene una enorme pasión por los autos desde hace décadas.

Inicialmente, su empresa se dedicó a la reparación de autos importados. Para 1992, se instalaron en un predio en Olivos para dedicarse a la mecánica y ofrecer el servicio de chapa y pintura. No fue hasta 2006 cuando finalmente recibieron el título concesionario oficial Honda para, además de continuar con el taller, establecerse como unidad de negocios. Sin embargo, Guillermo Chetta no deja de lado su interés por el coleccionismo de autos deportivos: en agosto vendió un Porsche 911 Turbo por 400 mil dólares.

Cuando el Lamborghini arribó a la terminal de cargas del aeropuerto de Ezeiza, los propios empleados viralizaron las imágenes que inmediatamente causaron revuelo en las redes sociales: algunos usuarios asociaron falsamente la llegada del auto a Máximo Kirchner. Lo cierto es que el verdadero importador fue Carlos José Alberto González.

A raíz de esto y en tono de broma, comenzó a circular un video del propio Chetta afirmando: “Yo soy Máximo”. Es que el pasado fin de semana, los vecinos ya se acercaron a conocer y a tomarse fotos con el Lamborghini que debutó sobre asfalto en el autódromo y frente la concesionaria de Martínez. Quiénes pasearon por las calles sanisidrenses aseguran que se lo vio acelerando su reciente adquisición y aprovechando el modelo descapotable al sol. /Infobae