Peleas, estafas y transas ensucian el predio en el que asesinaron a Abigail

Domingo, 25 de Octubre de 2020 06:37

USURPACION. El predio donde asesinaron a Abigail se convirtió en escenario de peleas y estafas, protagonizadas por transas, dicen los vecinos. La Gaceta / Foto de Analia Jaramillo.



En medio del ennorme predio ubicado en avenida América y Francisco de Aguirre, una cruz marca el lugar en el que fue asesinada y enterrada Abigail Riquel. Pero el entorno dista mucho del respero reverencial que impone en los vecinos la trágica historia que evoca.

Desde que el miércoles último comenzó el proceso de usurpación del terreno, se sucedieron discusiones, peleas, denuncias y versiones sobre pequeños negocios fraudulentos con laventa de parcelas, vinculados con la aparición en el lugar de transas, los temidos comerciantes de la muerte.

Todo comenzó con la demarcación del suelo. Usando estacas y cuerdas improvisadas, habitantes de la misma barriada trazaron rectángulos en los que, días después, comenzaron a instalar precarias chozas hechas con ramas y plásticos.

Pero junto a ellos aparecieron otros ocupantes, desconocidos, que según los que iniciaron el moviiento provienen de barrios como La Bombilla, y sólo se presentaron para aprovechar la oportunidad de apropiarse de una porción de tierra que luego venderán.

El clima es de mucha tensión y las versiones de la presencia de vendedores de droga en el lugar no ayudan, pero igual, sin dar sus nombres, varios protagonistas de la ocupación original se atrevieron a contar lo que pasa en el predio, propiedad de un fideicomiso que integra el empresario Oscar Hugo Mejail.

Aseguran que transas que llegaron y se fueron en camioneta, pagaron hasta $ 50 mil para asegurarse alguna parcela.

Los que dicen haberse sumado a la usurpación por necesidad reniegan de quienes especulan con la idea de sacar alguna ventaja económica. Saben que el lugar tiene dueños, pero se esperanzan con un acuerdo que les permita pagar por un lugar donde vivir.

Mientras tanto, máquinas viales limpian el entorno y acondicionan el montículo en el que apareció el cuerpo de la niña. Ese es el único fragmento de tierra cuya ocupación cuenta con la aprobación del propietario.

Es que allí, donde ahora está lahumilde cruz, se levantará una gruta que recordará a Abigail. Lo que pasará con el resto del predio, deberá decidirlo la Justicia.