Murió friendo un huevo: cocinaba con aceite hirviendo, le puso agua y la brutal reacción le generó graves quemaduras

Martes 27 de Febrero de 2024, 13:00

Una mujer cocinaba a todo gas un huevo, sufrió graves quemaduras y no aguantó el dolor de las lesiones. La joven de 33 años estuvo internada más de diez días.



El lunes 26 de febrero, Elisângela Oliveira, una mujer brasileña de 33 años, murió en un hospital de Limeira, municipio en el estado de São Paulo, tras atravesar más de diez días durísimos en cuidados intensivos.

Según informes de los medios locales, la mujer fue ingresada el pasado viernes 16 de febrero tras sufrir un accidente doméstico al intentar cocinar un huevo a la plancha.

Oliveira recién había llegado de un día de trabajo exhausta y decidió preparar para comer un huevo frito. Sin embargo, en vez de romper simplemente el huevo en el borde de la sartén y dejarlo el recipiente, la joven optó por una preparación atípica.

La brasileña tiró el huevo en un vaso mientras esperaba que el aceite se calentara y no se dio cuenta que en el vaso había agua. Por este motivo, al tirar el huevo con agua a la sartén provocó una reacción explosiva y le generó gravísimas y dolorosas quemaduras en el 17% de su cuerpo.

Las lesiones fueron considerables en las zonas del cuello y el mentón. La mamá de un recién nacido de un año fue rápidamente trasladada en primera instancia al hospital de Rio Claro, ciudad donde residía.

Una vez trasladada a Limeira para ser intervenida quirúrgicamente, estuvo 10 días en terapia intensiva, pero murió a causa del dolor de las quemaduras.

Murió jugando al fútbol


Un trágico suceso enluta hoy a los habitantes de la ciudad de Valledupar, tras el repentino fallecimiento de uno de sus residentes. El pasado sábado 24 de febrero, Manuel Lara se encontraba participando en un torneo de fútbol amateur en el barrio Villa Castro.

Según relatos de testigos presenciales, Lara colapsó repentinamente sobre el terreno de juego. A pesar de los esfuerzos de sus compañeros por socorrerlo, lamentablemente ya era demasiado tarde, pues había fallecido. /radiomitre