Alejandra Romero recordó a su hijo con una foto y le dedicó una desgarradora canción, a un mes de su muerte

Viernes 15 de Marzo de 2024, 08:37

Jaziel tenía 13 años y murió mientras jugaba un partido de fútbol en San Luis. Su mamá lo recordó con amor y dolor.



El 16 de febrero, Ángel de Brito contó en LAM la trágica noticia de la muerte del hijo de Alejandra Romero, conocida en el mundo artístico por haber sido la última novia de Rodrigo “el Potro” Bueno.

“Su hijo Jaziel, de 13 años, falleció, mientras jugaba un partido de fútbol en la provincia de San Luis”
, informó el conductor, con pesar.

ALEJANDRA ROMERO RECORDÓ A SU HIJO CON UNA FOTO Y LE DEDICÓ UNA DESGARRADORA CANCIÓN

Alejandra publicó en una historia en Instagram una conmovedora foto con su hijo Jaziel, ambos abrazándose fuerte y felices.

Romero acompañó el posteo con una desgarradora canción, titulada Yo te extrañaré, de Tercer Cielo.

https://www.ciudad.com.ar/resizer/L-_yQdap6OrOlFiDw0ySggiJ8bU=/767x0/smart/filters:format(webp)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/artear/UXMOQPVLXZHZVDPJA4PF7LEP3E.jpg

LA LETRA DE LA DESGARRADORA CANCIÓN

Yo te extrañaré, tenlo por seguro.

Fueron tantos bellos y malos momentos que vivimos juntos.

Los detalles, las pequeñas cosas, lo que parecía no importante, son las que más invaden mi mente al recordarte.

Ojalá pudiera devolver el tiempo para verte de nuevo, para darte un abrazo y nunca soltarte.

Más comprendo que llegó tu tiempo. Que Dios te ha llamado para estar a su lado. Así él lo quiso. Pero yo nunca pensé que doliera tanto.

Ya no llores por mí. Yo estoy en un lugar lleno de luz. Donde existe paz, donde no hay maldad. Donde puedo descansar.

No llores por mí, es tan bello aquí (nunca imaginé).

Quiero que seas feliz, que te vaya bien. Y cuando te toque partir, espero verte aquí.

Yo te extrañaré, tenlo por seguro.

Cómo pensar que la vida puede terminar en un segundo.

La vida es polvo, puede esparcirse en un momento.

Nada trajiste, nada te llevarás.

Solo lo que había dentro.

Ojalá pudiera devolver el tiempo para verte de nuevo (verte de nuevo). Para darte un abrazo y nunca soltarte.

Más comprendo que llegó tu tiempo, que Dios te ha llamado (que Dios te ha llamado) para estar a su lado. Así él lo quiso, pero yo nunca pensé (yo nunca pensé) que doliera tanto.

Ya no llores por mí. Yo estoy en un lugar lleno de luz donde existe paz, donde no hay maldad (existe paz, no hay maldad), donde puedo descansar.

No llores por mí. Es tan bello aquí (nunca imaginé).

Quiero que seas feliz, que te vaya bien y cuando te toque partir espero verte aquí.

Yo te extrañaré, tenlo por seguro
. /Ciudad