Un hombre se hizo pasar por curandero, engañó a una mujer con una falsa promesa y le robó todos sus ahorros

Martes 14 de Mayo de 2024, 15:49

El hecho se cometió en la iglesia San Francisco de Asís de La Plata (Foto: Google Maps).



Una vecina de La Plata fue víctima de un inédito robo cometido por un hombre que se hizo pasar por curandero y la convenció de entregarle los ahorros de toda su vida a cambio de convertirla en una “mujer exitosa”.

El hecho ocurrió el sábado 11 de mayo por la tarde, cuando la mujer de 58 años recibió el llamado de un amigo que le pidió que encendiera una vela, dado que había acudido a un sanador que lo iba a ayudar a estar mejor.

La víctima, que conocía las dolencias y complicaciones de su amigo, accedió al pedido sin sospechar nada. Una hora después, se presentó en su casa junto a otro hombre, el supuesto chamán y curandero que prometía calmar el malestar de su amigo.

Según explicó el medio 0221, el curandero preparó un brebaje y la mujer se lo dio a su amigo en la boca. De forma instantánea el hombre se durmió. Segundos más tarde, el falso chamán invitó a que ella también bebiera.

https://tn.com.ar/resizer/pr5_6h_qxDtcKViaFJFjHoGefu4=/767x0/smart/filters:format(webp)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/artear/N4JCQLPDOJDXXAUSIGDWBZLMEM.PNG
La víctima de 58 años entregó todo el dinero en su casa (Foto: Google Maps).

La mujer accedió y fue allí cuando escuchó la pregunta: “¿Querés ser bendecida y convertirte en una mujer exitosa?”. Para que ello sucediera -prometió el curandero- debía entregarle todos sus ahorros para así poder abrir “el grifo de los cielos para derramar las bendiciones”.

En total, la víctima le dio US$8000 y más de $500 mil. Luego de recibir el dinero, el curandero pidió que su amigo y ella lo acompañaran a la iglesia San Francisco de Asís, ubicada en la calle 12, entre 68 y 69.

Argumentó que había que bendecir el dinero y fue así como convenció que ambos se subieran al auto y fuesen con él a la parroquia. Al llegar al lugar, les pidió que lo esperaran mientras iba a un sector “sacrosanto” para obtener una mayor bendición. Fue allí cuando abandonó el lugar. Con el correr de las horas, tras esperarlo, ambos se dieron cuenta de que no iba a regresar y de que habían sido estafados. /TN