Dura reacción de las demás universidades nacionales por el acuerdo entre el Gobierno y la UBA

Jueves 16 de Mayo de 2024, 07:27

Las universidades celebraron que la Casa Rosada reconociera el desajuste por inflación que sufren las casas de altos estudios de gestión pública, pero advirtieron que no pueden aceptar que haya “estudiantes de primera y de segunda”



El principio de acuerdo alcanzado entre la Universidad de Buenos Aires (UBA) y el Gobierno para actualizar los fondos destinados a los gastos de funcionamiento y a los hospitales que dependen de esa casa de estudio generó una fuerte controversia con el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) que, si bien celebró el reconocimiento oficial de la necesidad de recomponer los fondos por la fuerte inflación interanual que afecta el funcionamiento de las casas de estudios, consideró que la presidencia de Javier Milei debería ampliar esos beneficios a todas las entidades de gestión pública nacional del país.

En un severo comunicado difundido esta tarde luego de un encuentro de rectores del CIN, que lidera Víctor Moriñigo, responsable de la Universidad Nacional de San Luis, se destacó que “la actualización en un 270% del presupuesto de gastos de funcionamiento y de un 300% para hospitales a la UBA implica el reconocimiento por parte del gobierno nacional de uno de los aspectos del problema -y su grave magnitud- que todo el sistema universitario viene planteando desde enero de este año. Resulta inadmisible y provocador que se reconozca solo para una universidad y no para la totalidad del sistema que reúne a un conjunto de 60 universidades a lo largo y a lo ancho de todo el país, que representan a dos millones de estudiantes de las universidades argentinas”.

El CIN advirtió, frente a esta situación que considera de desventaja en favor de la UBA: “No aceptaremos que existan estudiantes de primera y de segunda. Por lo tanto, habiendo el Gobierno confirmado con sus actos que los recursos están, exigimos inmediatamente una resolución que garantice un incremento igual al otorgado a la UBA para todas las universidades públicas de la Nación”.

Preocupados por la decisión tomada por el Gobierno que, hasta el momento, solo beneficia a la UBA, aunque fue el CIN el impulsor de la marcha en rechazo al recorte presupuestario para la educación universitaria pública nacional del 23 del mes pasado, la entidad que nuclea a 60 universidades de todo el país argumentó: “Con la misma urgencia, seguiremos bregando por paritarias para las y los trabajadores de las universidades que recompongan la pérdida del poder adquisitivo del salario, por el sostenimiento y el fortalecimiento del sistema científico y tecnológico, por la actualización del monto destinado a becas estudiantiles y por la recuperación de las obras de infraestructura hoy paralizadas”.

Indisumulablemente incómodos, los rectores del CIN cerraron su fuerte comunicado advirtiendo el rechazo de “cualquier metodología que promueva la división entre universidades y dentro de las universidades. No convalidaremos ningún intento de división, ni priorizaremos nunca ningún atajo. El Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) no resigna lo que cree. No es solo un problema de recursos, es también de principios”.

Además, durante la reunión que se celebró en la sede del CIN en la Capital Federal, el comité ejecutivo resolvió “quedar en sesión permanente a la espera de una respuesta urgente [de parte del gobierno nacional] a esta solicitud. Y, si no la hubiera, definir las acciones a seguir en defensa de la universidad pública argentina”.  /La Nación