Misiones: los policías rechazaron una nueva oferta del Gobierno y se suman otros gremios estatales al acampe

Martes 21 de Mayo de 2024, 06:46

La Provincia de Misiones descartó el uso de las fuerzas federales para desalojar la protesta y realizó una segunda oferta.



La protesta por una mejora salarial de un grupo de policías retirados y en actividad cumple cuatro días en Misiones y ahora se fue fortaleciendo con la llegada de estatales de gremios docentes, penitenciarios, personal de la salud y hasta guardaparques provinciales.

Tras lograr que el gobierno provincial desistiera del uso de las fuerzas de seguridad federales (Gendarmería, Prefectura y Policía Federal), a pesar de tener el respaldo de la Casa Rosada, los policías en protesta se sienten fortalecidos y ya avisaron que no van a aceptar ofertas que, según consideran, “están por debajo de la línea de pobreza”.

En un giro,  el gobierno a cargo de Hugo Passalacqua emitió un comunicado avisando que iba a realizar un esfuerzo para mejorar los salarios, para acercarlos a lo que perdieron por la inflación.

El gobierno misionero también cerró un acuerdo con los dos gremios docentes mayoritarios, de línea oficialista, UDPM y Saddop, con un incremento promedio del 24% en toda la escala, que supera a los dos incrementos que había dado hasta ahora. El maestro inicial, sin experiencia, pasará a cobrar 400.000 pesos, una suba del 50% respecto a los 265.000 pesos que cobra hasta ahora.

Sin embargo, el resto de los gremios disidentes y autoconvocados siguen en pie de lucha por una mejora mayor del salario.

“El acuerdo [con los docentes] es legal, pero ilegítimo desde su concepción y su contenido, porque lo aceptó el sector oficialista de los gremios. No lo aceptó MEP, UDA, Sadop, menos todavía los Autoconvocados, Udnam, ATE y CTA. Hubo un acuerdo legal, pero no legítimo: la legitimidad de la calle rechaza el acuerdo”, dijo Cristian Castro, docente, diputado provincial por el partido PAYS y quien asesora a los autoconvocados en las negociaciones paritarias.

Pero lo más importante vino en las primeras horas de la tarde, cuando los policías rechazaron la segunda oferta en dos días que les hizo el Gobierno. Fue durante una reunión en la Jefatura de Policía, a la que el referente Ramón Amarilla llegó caminando desde el piquete en la esquina del Comando Radioeléctrico, a unas 10 cuadras. Sin información oficial, trascendió que la propuesta estuvo entre el 20 y 25% de aumento –con diferencias según el modo de cálculo–, por arriba del 15% que el gobierno de Passalacqua había ofrecido el domingo, pero lejos del 100% que reclaman los policías.

“La propuesta es irrisoria, no han mejorado nada, no hubo acuerdo y no va a haber acuerdo porque no hay voluntad de los políticos de resolver esto”, explicó Amarilla a los periodistas, y luego armó una asamblea para comunicar el rechazo a la oferta y ratificar que continúa el acampe.

Si bien el acampe y el corte continúan, no se viven momentos de tensión como los que hubo el fin de semana, cuando casi se produce un choque entre los manifestantes y los 200 efectivos federales que envió la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, para evitar un desborde. Efectivos de Gendarmería, Prefectura y la Policía Federal dialogaron con el jefe de la Policía local, comisario Sandro Martínez, y se bajaron los decibeles.

El gobierno provincial se dio cuenta de que si seguía con la línea “dura”, incluyendo ejecutar la orden de desalojo de la avenida Uruguay que dictó el juez de instrucción Ricardo Balor, se iba a encontrar con un enfrentamiento entre policías y efectivos federales que iba a resultar en una crisis todavía mayor. 

Por eso, resolvió mejorar  la oferta salarial para toda la administración pública.

En un comunicado, el Gobierno anticipó que “con un tercer aumento en cuatro meses ratificamos el compromiso de recomponer los salarios públicos”. Y añadió: “A pesar del desplome total de la economía nacional y, por consiguiente, de la recaudación provincial, será la tercera actualización salarial que se concede en los últimos cuatro meses; siempre con fondos provinciales, duplicando los índices de inflación del último mes”.

De esta manera, Passalacqua exploró una solución con una crítica a la gestión económica de Javier Milei. El conflicto se da, además, cuando Carlos Rovira, exgobernador de Misiones y el caudillo que todavía conserva poder e influencias, se reunió con el ministro del Interior, Guillermo Francos, para buscar un acercamiento con la Casa Rosada.

Con la nueva actualización salarial, el Gobierno pasó de buscar meter presos a los cabecillas de la manifestación y hacerles pagar los daños que ocasionaron con la protesta, a destacar la voluntad de “diálogo”.

“De acá no nos vamos”,  dijo  el referente de los policías en protesta, el suboficial retirado Amarilla. Anoche el clima era festivo, como que habían ganado la pulseada al Gobierno respaldado con las fuerzas federales.

Tras el retiro de las fuerzas federales, que ya no se espera que intervengan en la protesta, el negociador cambió y ahora es el jefe de Gabinete, Ricardo “Kiko” Llera, quien les llevó una oferta del 15% de incremento salarial. Los policías están solicitando un aumento del 100%, con salarios que, en el caso de un agente (el rango más bajo), no llega a los $400.000 de bolsillo.

“La rechazamos de inmediato”, explicó Darío Palavecino, otro de los referentes. Los policías que protestan también adoptaron una actitud más dialoguista y dejaron de cubrirse con barbijos y capuchas, porque recibieron ciertas garantías de que el Gobierno no perseguirá a los que participaron del reclamo.

El ministro de Economía, Adolfo Safrán, calcula recortes en otros rubros para mejorar la grilla salarial a estatales de todos los gremios, aunque no precisó de cuánto sería el aumento que se dará a partir del mes en curso.

Protesta multisectorial

Personal de salud y docentes se sumaron ayer al piquete de los policías en la calle Uruguay y anoche había música, ollas populares y muchas tertulias. El clima era animado y claramente la tensión de la mañana, cuando parecía que habría enfrentamiento y desalojo por la fuerza, quedó atrás.

En esta jornada, docentes de toda la provincia están realizando cortes de ruta en distintos puntos, en especial sobre ruta nacional 14 y ruta nacional 12, en Colonia Victoria y Santa Ana. También personal de salud está protestando en distintos puntos, en algunos casos, utilizando ambulancias para sumarse a las distintas manifestaciones.

“Desde el Poder Ejecutivo queremos manifestar que siempre hemos bregado por el diálogo permanente, en particular ustedes han visto que hoy, tanto el jefe como el subjefe de la Policía se han presentado en la manifestación a los fines de dialogar y en horas de la tarde se ha sumado el ministro coordinador, el doctor Llera”, dijo ayer el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez, en un segundo video grabado.

Pérez fue el único funcionario de alto rango que se refirió al conflicto, mientras que el gobernador Passalacqua optó por el silencio hasta ahora. El gobernador solo apeló a sus redes sociales para informar sobre un beneficio salarial a docentes.  /La Nación