El problema que Elon Musk todavía no pudo resolver en Tesla

Martes 21 de Mayo de 2024, 12:19

Un hecho delictivo afecta a la marca de autos eléctricos a diario en Estados Unidos.



Según Motor16, en la estación de carga de Oakhurst, California, ocurrió un robo que dejó inoperante a uno de los puntos de alimentación más avanzados de la región para los autos de Tesla. Los delincuentes cortaron todos los cables usando herramientas de gran potencia para atravesar el grosor de los mismos, dejando todos los puestos de carga para los vehículos de Tesla fuera de servicio.

Los cables de la marca contienen una cantidad significativa de cobre, un metal valioso y muy demandado en el mercado negro. Su valor ha aumentado considerablemente en los últimos años, lo que lo convierte en un objetivo atractivo para los ladrones. Lo que sucedió en California está empezando a repetirse en otros estados, preocupando directamente a los ejecutivos de Tesla.


Un dolor de cabeza para los usuarios

Este tipo de hurto no solo implica un gasto considerable para la empresa automotriz, sino que también genera importantes problemas para los conductores de vehículos eléctricos.
La escasez de estaciones de carga disponibles puede desmotivar la elección de estos automóviles, dificultando el cambio hacia una movilidad más sustentable.

Algunos sostienen que esto podría resultar en una reducción de las ventas de vehículos eléctricos a favor de los de motor de combustión interna.


¿Cómo combatir el ingenio de los delincuentes?

Tesla está tomando medidas para prevenir robos futuros, como instalar puntos de carga que esconden los cables. Sin embargo, aún no hay una solución definitiva para este problema. La carga por inducción podría ser una solución a largo plazo, al eliminar la necesidad de cables y dificultar el robo de cobre. Aunque esta tecnología está en desarrollo y no está disponible a gran escala.

Lo ocurrido en California es una advertencia tanto para Tesla como para otras empresas del sector. Necesitan encontrar una solución, aunque sea temporal, para hacer frente a la ola de robos que parece estar en camino.

Si los vehículos eléctricos se vuelven populares en nuestro país (y en todo el mundo) en un futuro cercano, y con ellos se multiplican las estaciones de recarga, será necesario tomar medidas para prevenir este tipo de actos delictivos, especialmente considerando la experiencia de los ladrones en esta “especialidad”. /TN