Un inmenso iceberg dos veces más grande que Buenos Aires se desprendió de la Antártida y navega por el mar

Viernes 24 de Mayo de 2024, 07:12

Un iceberg colosal se separó de la plataforma de hielo Brunt, según informaron los científicos británicos en la Antártida.



Un enorme iceberg de 380 kilómetros cuadrados, casi el doble de la superficie de la Ciudad de Buenos Aires, se desprendió de la "plataforma de hielo Brunt" en la Antártida. 

Ahora navega lentamente por el mar antártico. Este evento ocurrió en la isla de Wight, una región con significativa presencia británica.

Fueron los científicos británicos quienes documentaron y notificaron sobre la fractura de esta gigantesca masa de hielo. 

Este es el tercer desprendimiento registrado en la zona, aunque el de mayor tamaño hasta la fecha. 

El fenómeno no fue del todo inesperado, ya que los investigadores habían estado monitoreando una grieta de 14 kilómetros en la plataforma Brunt, que actuó como una señal de advertencia.

Durante un tiempo prolongado, los británicos han seguido el crecimiento de esta grieta, utilizando sensores y drones para registrar diariamente su avance. 

El 20 de mayo, un fuerte estruendo confirmó que la grieta había culminado en una fractura completa, dando origen al gigantesco iceberg que empezó a separarse del campo de hielo.

Con una superficie de 380 kilómetros cuadrados y una altura de 150 metros, este iceberg es un evento notable que los científicos británicos han estado documentando durante décadas.

Oliver Marsh, un científico de la base británica, comparó este proceso con un parto: “Sabíamos que se avecinaba. Desde que los glaciólogos observaron por primera vez la ampliación de Chasm-1, los equipos científicos y operativos de BAS han estado anticipando este evento de desprendimiento", explicó Marsh. 

En el pasado, los británicos ya tuvieron que trasladar la Estación de investigación "Halley" por seguridad debido a otras fracturas en el hielo.

Si bien este desprendimiento específico no puede atribuirse directamente al cambio climático, los científicos continúan vigilando atentamente sus posibles efectos. En los polos, uno de los indicadores clave es el derretimiento de grandes fragmentos de hielo durante el verano, con inviernos incapaces de reponer la cantidad perdida. De seguir esta tendencia, es posible que antes del año 2050 se pueda navegar completamente por el Polo Norte durante el verano, ya que el hielo se habrá derretido sin dejar tierra firme, a diferencia del Polo Sur.

Con el iceberg moviéndose hacia aguas menos profundas, podría causar alteraciones en la vida silvestre local alrededor de Georgia del Sur y Shag Rocks. 

Si se queda atascado en el fondo marino poco profundo, podría destruir la fauna e interrumpir las corrientes oceánicas, afectando gravemente las rutas de alimentación de la vida silvestre local. 

Aunque las grietas en este caso se atribuyen a fenómenos naturales, el proceso sigue generando preocupación.  /Crónica