Detuvieron al peluquero que mató a su compañero: se había dejado la barba y se escondía en una casa de Moreno

Miércoles 29 de Mayo de 2024, 17:57

El asesino se ocultaba en una casa de Moreno



Luis Abel Guzmán estuvo prófugo desde el 20 de marzo pasado. Esa noche, en la peluquería de Recoleta donde trabajaba, mató de un balazo en la cabeza a su compañero Germán Gabriel Medina. Hoy, después de estar prófugo durante 70 días, fue detenido por detectives de la Policía de la Ciudad, después de que un testigo aportara información precisa del lugar donde se escondía el homicida.

El asesino, con un look diferente a las fotografías que se habían difundido después del crimen, fue apresado en el partido bonaerense de Moreno, según informaron fuentes policiales y judiciales.

“Detectives de la División Capturas de Prófugos de la Policía de la Ciudad tenían el dato de dónde Guzmán podía estar escondido. Hicieron una discreta vigilancia hasta que lo vieron salir y lo detuvieron”, explicó una fuente al tanto de la pesquisa.

La investigación ubicó a los detectives policiales en Moreno por las direcciones IP de la activación de sus redes sociales y por el dato aportado por un testigo, interesado en cobrar la recompensa de 5.000.000 de pesos ofrecida por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

“El testigo que aportó información sostuvo que había visto al sospechoso en una quinta de Moreno, donde trabajaba para una mujer de avanzada edad”, sostuvo una fuente judicial.

Guzmán, de 43 años, había cambiado su fisonomía. La fotografía difundida por los investigadores después de su detención lo muestran con una tupida barba y el cabello corto, como si se lo hubiese rapado días atrás.

El homicidio ocurrió el 20 de marzo pasado en la peluquería Verdini, en Beruti 3011, en Recoleta. El asesinato quedó grabado por las cámaras de seguridad del local.

En las grabaciones de dos de las cuatro cámaras de seguridad quedó expuesto cómo Guzmán, luego de discutir con Facundo Verdini, propietario de la peluquería, cambió su atención hacia el sector en el que estaba Medina y le disparó a la cabeza.

Después, Guzmán persiguió al dueño de la peluquería, pero, decidió volver sobre sus pasos y huir por la ventana, al advertir que lo había perdido de vista.

La investigación del homicidio de Medina, que tenía 33 años, quedó a cargo del juez Javier Sánchez Sarmiento, y el fiscal Patricio Lugones, funcionarios que tuvieron la colaboración de la Secretaría de Captura de Prófugos (Secap) de la Unidad Fiscal Especializada en Investigación Criminal Compleja (Ufecri), a cargo de José María Campagnoli y de detectives de las divisiones Captura de Prófugos y Homicidios de la Policía de la Ciudad,

“El dato de que Guzmán trabajaba en Moreno llegó hoy a la mañana”, afirmaron fuentes con acceso al expediente. El pedido para que el gobierno nacional ofreciera una recompensa fue presentado por la Secap.