Tras la captura de Guzmán, habló el peluquero Verdini: “Estaba a 10 minutos de donde estoy trabajando ahora”

Jueves 30 de Mayo de 2024, 09:22

El asesino del colorista Germán Medina estaba prófugo desde hace 10 semanas y lo encontraron en Moreno. Había una recompensa de 5 millones de pesos.



Después de dos meses prófugo, la policía detuvo este miércoles a Abel Guzmán, el colorista que asesinó de un balazo a su compañero Germán Medina en la peluquería de Recoleta, mientras cortaba el pasto en una casa de Moreno. Facundo Verdini, el dueño del local donde ocurrió el crimen, recibió con alegría la noticia, pero también con asombro. “Estaba a 10 minutos de donde estoy trabajando ahora”, resaltó.

“Me enteré por teléfono, por la cantidad de mensajes que me llegaron, pero yo estoy trabajando y no vi la tele ni sé nada de las noticias. Pero me da alegría saber que lo agarraron”
, dijo Verdini, en diálogo con Clarín.

Por otra parte, el reconocido coiffeur consideró que fue fundamental la recompensa de 5 millones de pesos que habían ofrecido con el desenlace que ayer tuvo la búsqueda, después de 10 semanas de investigación.

https://tn.com.ar/resizer/xhxFHpjafQUGITiX404S4mwYU6o=/767x0/smart/filters:format(webp)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/artear/SIPSB4VDBNAIBENEVQ3BTVIE3Y.jpg
Con el pelo crecido y una barba recortada, Guzmán fue detenido en una casa de la localidad de Moreno (Foto: Policía de la Ciudad).

“Estoy trabajando en mi otra peluquería de Parque Leloir, en otra sintonía. Pero no lo puedo creer que lo hayan agarrado a 10 minutos de donde yo me encuentro ahora, o a veinte minutos de mi casa, cuando uno pensaba que el tipo estaba en la otra punta del mundo, en otro país. Viste cómo son las cosas... El común de la gente pensaba ‘chau, se fue a Paraguay o Bolivia, y no lo agarran más’. Y pueden estar escondidos a la vuelta de tu casa”, subrayó.

Y concluyó: “La verdad es que ya había pasado mucho tiempo, por suerte lo capturaron y se hizo justicia por Germán”.

El crimen en la peluquería de Recoleta

El colorista Germán Medina fue asesinado de un disparo en la cabeza en la peluquería Verdini, ubicada en la calle Beruti al 3017, en el barrio porteño de Recoleta. Desde que Guzmán escapó por la ventana luego de matar a su compañero de trabajo, no se supo nada más sobre su paradero, hasta que este miércoles -finalmente-, lo detuvieron en Moreno.

Al momento del escape, solo dos cámaras tomaron la huida de Guzmán tras el crimen a sangre fría: una ubicada en la esquina de Sánchez de Bustamante y Berutti a las 20.15 y la otra a las 20.18, tres minutos después, en el cruce de Pueyrredón y Corrientes, a 17 cuadras de la peluquería.

Pocas horas después del crimen, se conoció que la familia del atacante es de Santiago del Estero, donde vive Cecilia Guzmán, su madre, quien aseguró no saber nada sobre el paradero del acusado. “¡Rezo para que mi hijo se entregue lo más pronto posible!”, había expresado en su momento a un medio local.

Al día siguiente del trágico episodio, desde el Juzgado N°48, a cargo del juez Javier Sánchez Sarmiento, se firmó el pedido de captura.

Por su parte, el dueño del local -Facundo Verdini-, cerró el negocio durante algunas semanas por temor a una nueva aparición del imputado, hasta que finalmente decidió reabrir la peluquería el 12 de abril, con custodia policial. /TN