Degollaron a profesor de gimnasia en un juego sexual y detuvieron a la amante: “es una psicópata”

Lunes 03 de Junio de 2024, 13:34

Luciana Teresita Bustos, la única imputada por el crimen del profesor de gimnasia en San Juan.



El 17 de enero pasado el crimen del profesor de gimnasia Marcelo Amarfil conmocionó a la provincia de San Juan. La víctima fue asesinada a puñaladas y su cuerpo fue encontrado dentro de su auto completamente desnudo, con sus manos inmovilizadas por unas esposas de cuero y los ojos cubiertos con un antifaz. En la escena también estaba su amante, Luciana Teresita Bustos. A 4 meses del hecho, la situación de la mujer sería irreversible y va camino a un juicio abreviado.

Según la hipótesis del fiscal a cargo de la investigación, Francisco Pizarro, la noche del crimen Bustos y Amarfil tuvieron relaciones sexuales dentro del coche, ya que en el interior del vehículo se secuestraron muestras de fluido con dos ADN diferentes: uno pertenecía a la acusada y el otro a la víctima.

En esta línea, los investigadores creen que en medio de un juego sadomasoquista, Bustos se aprovechó de la condición de indefensión de Amarfil, que se encontraba esposado y con los ojos vendados, y lo atacó a cuchillazos hasta matarlo. Uno de esos puntazos fue al cuello y provocó que el profesor muriera desangrado.

Amarfil y Bustos se presentaban como amigos y socios, ya que planeban abrir juntos un gimnasio. Sin embargo, las pericias a los celulares de ambos confirmaron el vínculo que existía entre ellos, así como también la doble vida de la acusada, quien al mismo tiempo estaba de novia con otra mujer.

Es una psicópata

“Ella lo mató, es una psicópata”, sentenció Graciela Amarfil, hermana de la víctima. Para ella, Bustos no sólo lo asesinó sino que además premeditó el crimen con frialdad.

“Hacía 15 años que la conocíamos, era amiga de Marcelo y vivía todos los días en mi casa; era como de la familia. Pensaba que estaba soltera y ese día me enteré que tenía una pareja hacía cuatro años. También creía que vivía en Desamparados con sus padres, no con su novia en Chimbas”, expresó Graciela, y remarcó: “Era como si tuviera una doble vida. Estoy segura de que Marcelo no sabía nada”.

La carga de la prueba reunida en los cuatro meses que lleva la investigación es tanta que la situación procesal de Bustos es prácticamente irreversible. En este sentido, una fuente judicial indicó al mismo medio que ya habría aceptado ser condenada en un juicio abreviado. Por las características del caso, la única pensa posible para ella es la de prisión perpetua. /TN