Crimen en el acantilado: mensajes intimidantes y una denuncia complican al ex de Talia Aragón

Miércoles 05 de Junio de 2024, 23:16

Lucas Giménez es el único sospechoso en el femicidio ocurrido en Mar del Plata. Del perfil de la víctima surgen algunos posteos del acusado, con quien mantenía una relación “tóxica”, según sus familiares.



La Justicia de Mar del Plata investiga el trasfondo del femicidio de Talia Abigail Aragón, cuyo cuerpo fue encontrado en un acantilado en Mar del Plata, cómo fueron sus últimas horas con vida, a quién frecuentaba y los posibles sospechosos. El único detenido hasta el momento es Lucas Giménez, un remisero de 43 años con quien la víctima habría tenido una relación en los últimos meses.

El testimonio de los familiares de Talia fue clave para dar con Giménez, quienes mencionaron que había una persona que la estaba ayudando con sus hijos, ya que la expareja de la joven de 27 años era madre soltera de tres nenes. De allí surgió el nombre del acusado, pero los mismos testigos puntualizaron en que su noviazgo era “tóxico”.

Mientras avanza la causa, el fiscal Fernando Berlingeli pidió analizar el celular del imputado para indagar los últimos mensajes y llamadas. Las pericias podrían tardar varias semanas, pero el acusado dejó una serie de indicios en la cuenta de Facebook de la víctima que llamaron la atención.

Espero que seas feliz en tu nueva vida y dejes lo que te hace mal, y pienses en vos y toda la gente que te quiere de verdad. Suerte Tali”, fue uno de los textos que Giménez le escribió a principios de abril en una foto donde se ve a la joven sentada sobre una piedra en la costa de la ciudad balnearia.


El último mensaje que dejó el acusado en el perfil de la víctima.

En febrero, el imputado comentó otra publicación que decía “contestá los mensajes”, dejando en claro que la joven no quería comunicarse con él y no le respondía. Para ese entonces, ellos ya habrían tenido conflictos en la pareja y al momento del crimen ya no estaban más juntos, pero tenían idas y vueltas.

Se complica la situación del único detenido por el crimen en el acantilado

Giménez fue detenido el domingo, en la casa de sus papás en Viamonte y Pringles, y fue alojado en la Alcaidía Penitenciaria N°44 de Batán. Se negó a declarar ante el fiscal y su situación es complicada, ya que se pudo determinar que fue una de las últimas personas con las que estuvo Talia antes del crimen.


Lucas Giménez fue detenido el domingo en Mar del Plata.

Según se desprende de la causa, el acusado alquilaba una casa a unos 3 kilómetros del lugar donde hallaron el cuerpo de la víctima, pero el impacto de la antena de su celular confirmó que Giménez circuló por el cruce de Ruta 11 y Circunvalación (Las Macetas) en el horario estimado de la data de muerte.

Por otro lado, la fiscalía confirmó a TN que se tuvo en cuenta una denuncia previa por violencia de género que le hizo una expareja al imputado, la mamá de su única hija, a quien no ve desde hace al menos un año.

Para la Justicia, el presunto autor del crimen intentó hacer pasar la muerte como un suicidio. Sin embargo, las pericias forenses determinaron que la víctima tenía una puñalada en el pecho, que no le provocó el deceso, pero sí la hizo perder el conocimiento. Se sospecha que la joven fue arrojada con vida desde una altura de 20 metros, y que falleció a causa de la caída.

El cuerpo fue encontrado en los acantilados de las playas del sur.

Todavía no se pudo determinar cuál fue la escena de crimen. Por un lado, investigan si el ataque ocurrió en el mismo acantilado o en la casa que el acusado alquila en Playa Serena, donde la joven lo visitaba con frecuencia, y luego la llevó hasta el lugar del hallazgo de su cuerpo para deshacerse de ella.

El fiscal pidió hacer un allanamiento en esa casa, también en la de sus padres, de donde secuestraron cuatro teléfonos, otros dispositivos electrónicos, el auto que usaba como remis, ropa y otros elementos de interés. En un principio, el caso fue caratulado como “averiguación de causales de muerte”, pero tomó un giro drástico y ahora se investiga como “homicidio agravado por el vínculo”, es decir, como un femicidio.