Venden por Face la ocupación de casas usurpadas en el barrio de la Mutualidad

Domingo, 19 de Marzo de 2017 18:22





En las redes sociales se ofrecen a la venta casas del Instituto Provincial de la Vivienda que se encuentran usurpadas.

Es el caso del Barrio Mutualidad Provincial, donde se producen en forma permanente usurpaciones de viviendas. En forma descarada, luego los malvivientes ofrecen en venta a través de Facebook la ocupación de propiedades ajenas.

El calvario que viven desde hace años los legítimos propietarios de las casas en el Barrio Mutualidad Provincial fue relatado el 4 de enero último por un lector de CONTEXTO:

Usurpaciones masivas en el barrio de la Mutualidad: crudo relato de una víctima

Un lector relató a través del WhatsApp de CONTEXTO sus padecimientos al haberse endeudado para comprar una casa de la Mutualidad Provincial y el Instituto de la Vivienda:

En julio del 2014 tuve la posibilidad de ingresar a un beneficio por una casa del Instituto Provincial de la Vivienda. Mi sueño de la casa propia se podia hacer realidad. Mi esposa e hijos podrían tener al fin un techo propio y dejar de vivir en techos alquilados.

Con toda la ilusión fui al Banco Nación a solicitar un préstamo por 10 sueldos con el cual solventaría los gastos de inscripción y pago del terreno.

Me dieron 55.000 pesos, con los cuales abone a la Mutual Provincial 5.000 pesos en concepto de "inscripción", 45.000 pesos en concepto de pago parcial del terreno ubicado en las inmediaciones de Alfredo Guzmán y avenida Independencia. Digo pago parcial porque el valor total era de 80.000. Por lo tanto, firmando un pagaré en blanco la Mutual me financiaba el resto, quedando a pagar una cuota de 1.700 por mes durante 48 meses aproximadamente.

Por el crédito bancario pago 2200 pesos durante 48 meses. Es decir que en total pago 4.000 pesns mensuales, reduciendo mi sueldo en aproximadamente un 40%.

Las casas sufrieron muchas irregularidades en su construccion y entrega. Es más, aín no fueron entregadas.

Entre los dimes y diretes de la Mutualidad con el Instituto, podemos mencionar: la constructora a cargo de la obra se declaró en quiebra, el IPV no quiere hacerse cargo de terminar las casas, la Mutualidad tampoco quiere hacerse cargo.

Hoy la mayoría de las casas están terminadas, pero no así entregadas.

Como ya se hizo el sorteo, y cada propietario sabe cuál es su casa, algunos "valientes" tomaron la decisión de ingresar a vivir, a pesar de no tener ni siquiera los servicios básicos (gas, luz).

Estos vecinos hoy en día viven en un barrio que está bajo la ley del más fuerte. Es frecuente ver grupos de personas forzando puertas y usurpando casas. También es constante el asedio de ladrones oportunistas que roban lo poco que hay en el barrio.

Detrás de esto está el mal accionar de la fuerza policial. Según ellos, no están autorizados a realizar ninguna detención y los vándalos andan como en la playa, silla replegable al hombro, buscando alguna casa que forzar para inmediatamente ingresar y ocuparla.

Entre los ocupantes hay madres con hijitos pequeños y adolescentes con motos de dudosa procedencia que a la tarde-salen a "trabajar" en busca de su botín.

También están los amigos del jefe del clan, que junto a él se sientan en sillas replegables en el jardin de las casas habitadas a desgustar sus vinitos, mientras bajo amenazas amedrantan a la gente que está viviendo allí.

Se cagan de risa del accionar del verdadero dueño de casa y sobre todo de la policía, la cual segun ellos no se puede hacer nada, ni siquiera detenerlos.

En mi caso, el 20 de noviembre me entraron a robar y me llevaron todo. Cuando digo todo es literal: puertas, ventanas, inodoro, piedra con bacha, piletas.

Posteriormente me usurparon la casa el 5 de diciembre. Con mucha suerte pude sacarlos, y a duras penas pude reparar lo que rompieron. Luego sufrí otra usurpación, el 3 de enero. Tras "negociaciones" con los ocupas y ante el accionar nulo de la policía, pude sacarlos. Era una mujer con sus cinco hijos, y tuve que pagarle para que se fuera.

Puse pasadores y cerraduras nuevas, y entrada la noche un vecino me avisó que habían ocupado de nuevo mi casa. Ahora la ocupación fue masiva, ya que abarcó decenas de viviendas, ante la vista impasible de los policías.

El lugar se convirtió en tierra de nadie. Esperamos respuestas urgentes de las autoridades.