Alumnos de una escuela de montaña cabalgan dos horas para tener señal y recibir las tareas por WhatsApp

Jueves, 06 de Agosto de 2020 06:53

LAS ARQUITAS. La escuela a la que acuden 20 alumnos está enclavada en los cerros tucumanos, entre Raco y Anca Juli.



Enzo Aguirre es docente de alta montaña en la comunidad de Las Arquitas, en Tucumán. Para llegar a la escuelita rural viaja ocho horas a caballo y se queda 15 días trabajando con los alumnos de primario y secundario, debido a una modalidad multinivel.

El joven, profesor de matemáticas, relató que vive en la localidad de Yerbabuena y se toma un colectivo hasta Raco, donde lo esperan baqueanos que son familiares de sus alumnos. Ellos le prestan caballos y emprende su travesía.

Sus alumnos viven en esa pequeña comunidad que está muy dispersa en lo habitacional en cuanto a la escuela. Es por eso que muchos también tienen que cabalgar unas dos o tres horas para llegar.

Cuando casi cierran hace tres años por esas dificultades y falta de matriculación, establecieron la modalidad con la que los chicos y docentes pueden alojarse por 15 días en la institución
, gracias al pedido de los padres y a la "buena voluntad de la política educativa provincial", relató el maestro.

Sobre su labor, describió: “Es algo muy gratificante. Los chicos nos esperan y las familias que viven allá te lo hacen saber, reconocen el esfuerzo. Hay que dejar a la familia, tengo compañeras con hijos. Es costoso llegar, no tenemos comunicación por 15 días y no sabemos de nuestra familia. Pero sentimos que ellos son nuestra familia y eso es muy lindo”.

Los 20 alumnos están distribuidos entre nivel inicial, primaria y secundaria. Cuentan con nueve docentes que distribuyen tareas; una maestra de primario e inicial y una preceptora.

"Trabajar en escuelas de alta montaña es muy distinto al ámbito urbano. Tienen muchas ganas de aprender, de superarse. Terminar el secundario es algo que ven con muy buenos ojos y le meten mucha pila mucho esfuerzo. Con solo recorrer esas distancias para llegar lo demuestran", destacó.

Además, Enzo valoró que los chicos tienen que ayudar en actividades como el cuidado de animales en sus casa.

La pandemia del coronavirus los obligó a adaptarse. Su aliado principal es WhatsApp, por donde envía los archivos de tareas. Pero los chicos tienen que recorrer hasta dos horas para encontrar una loma con señal y descargar el material.

Es algo que los maestros tienen en cuenta: trabajan para "mantener el ritmo" y no los sobrecargan. Los estudiantes incluso viven con paneles solares, por lo que si está nublado se les dificulta cargar los teléfonos, por ejemplo.

Las Arquitas está a unos 50 kilómetros de San Miguel de Tucumán. El camino a la capital tiene 30 kilómetros de ruta, pero otros 20 kilómetros son a lomo de caballo y en subida. Para llegar, ascienden hasta los 2.100 metros y luego bajan a la depresión de 1.700 metros donde está el colegio. /Cadena 3