Los hijos de la empresaria asesinada en la avenida Alem también habían perdido a su papá de una manera trágica

Lunes, 14 de Septiembre de 2020 20:52

Ana Dominé (51), la mujer asesinada por motochorros en Tucumán, en su distribuidora de bebidas, junto a sus hijos Nicolás (29) y Lucas (28).



Ana Dominé y sus dos hijos, Nicolás y Lucas, habían sufrido un durísimo golpe en 2012, cuando Daniel Quesada, el padre de familia, murió a los 44 años tras ser atropellado por un conductor que huyó, en San Miguel de Tucumán.

Juntos salieron adelante y encararon un emprendimiento comercial que se convirtió en un éxito: la distribuidora de bebidas Land ya cuenta con cuatro locales en la capital provincial.

Pero este sábado a la noche, pasadas las 21, la tragedia volvió a sacudir a la familia, cuando al menos tres delincuentes asaltaron a Dominé (51) luego de que su hijo se bajara de la camioneta Toyota Hilux para comprar cigarrillos en un kiosco en la avenida Alem.

Los ladrones forcejearon con la víctima, que llevaba un bolso con la recaudación, estimada en 500 mil pesos, y le dispararon en la cabeza.

Ana Domine: una luchadora que supero todos los obstáculos hasta que la  inseguridad le frustro sus sueños

La secuencia del robo quedó filmada, pero los asesinos continúan prófugos. Creen que actuaron cuatro delincuentes en dos motos.

Por eso, la familia pide a quienes hayan sido testigos que se presenten a declarar en la Justicia. La jefa de la división Homicidios de la Policía de Tucumán, Juana Estequiño, aseguró que habrían identificado a un posible implicado a través de las cámaras de seguridad.

"Necesitamos que cualquier persona que viva en esta zona o haya visto algo nos avise", escribieron en las redes sociales.

El drama de dos hermanos que perdieron a sus padres de manera trágica -  Clarín
Ana Dominé, asesinada por motochorros en Tucumán, con su esposo Daniel Quesada, quien murió atropellado en 2012 a los 44 años.

Dominé fue llevada por su hijo Lucas al hospital Padilla, aunque los médicos no pudieron hacer nada para salvarle la vida.

"Hoy solo quiero pedirle a Dios que exista, para poder aguantar el golpe, para soñar con que algún día nos volveremos a ver todos. Por que si el cielo existe, el cielo entonces eran los domingos en la casa del abuelo, cuando todos éramos muy felices pero no lo sabíamos", señaló en Facebook un sobrino de la comerciante.

"Se fue Nuestra Generala, el faro a seguir, la conducta de ejemplo y la templanza para afrontar los golpes duros. Te amamos para siempre, nosotros seguiremos adelante como vos te hubiera gustado, y vamos a remover cada ladrillo y a prender fuego el mundo para tener justicia, justicia que no nos salvará del dolor de no verte más, justicia que es lo único que falta por hacer, justicia por una mujer gigante, justicia por uno de los grandes amores de mi vida", agregó.

"Fue una desgracia. Estaba por cruzar la calle y escuché un ruido. Me morí del susto y después quedé totalmente espantada cuando me di cuenta de que le habían pegado un tiro en la cabeza a la señora", señaló una testigo del crimen.

"Todo fue muy rápido. No podemos creer lo que pasó. Otra vez la vida de una persona se acabó por los delincuentes. Me gustaría preguntar qué hizo el Gobierno con su famosa Ley antimotochorros. ¡Nos están matando todos los días, por Dios!", sumó otra mujer que presenció el hecho.

Los investigadores creen que los delincuentes contaban con el dato de que la mujer trasladaba el dinero con la recaudación, por lo que no descartan que haya un entregador. /Clarín

Ana Dominé (51), asesinada por motochorros en Tucumán.