La investigación por la muerte del violador y asesino de Abigail choca con la bronca y el silencio de la gente

Viernes, 23 de Octubre de 2020 05:17

CORRIDOS. Los peritos del Ministerio Público Fiscal tuvieron que retirarse apresuradamente del lugar del linchamiento cuando fueron avistados por los vecinos.



El fiscal Ignacio López Bustos tiene por delante una tarea ardua: tratar de identificar, detener y llevar a juicio a los autores de la muerte de Antonio Guaymás, el violador y asesino que fue ajusticiado por una multitud el miercoles, cuatro días después del aberrante crimen de la niña Abigail Riquel.

Por ahora los únicos elementos conque cuenta para iniciar la pequisa son los videos que filmaron los propios atacantes en la zona de El Bajo, en jurisdicción de El Manantial, donde el sujeto que era buscado desde el fin de semana fue finalmente atrapado y linchado por decenas de personas.

El fiscal deberá analizar minuciosamente las grabaciones para tratar de obtener los rostros de algunos de los presentes, que luego tendrá que someter a tareas de inteligencia para ponerles nombre, lo que parece muy difícil salvo que se trate de personas que figuren en algún archivo policial o judicial.

El jueves parte del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales pudo comprobar de primera mano lo complicado que será reunir pruebas, cuando tuvo que retirarse apresuradamente de la escena del linchamiento, luego de que los vecinos advirtieran que estaban buscando pruebas.

Igualmente hostil hacia las autoridades fue la reacción de los habitantes de la zona cuando corrió la versión de que serían detenidos los baqueanos que lograron atrapar a Guaymás.

Primero en el lugar, con la presencia de los padres de Abigail, y luego con una concurrida y tensa marcha frente a la Seccional Octava, los lugareños hicieron saber que no permitirán que los autores de lo que definieron como una detención ciudadana, sean aprehendidos por lo que hicieron.