Los alquileres de Pinamar están por las nubes: una casa puede superar el millón de pesos

Jueves, 21 de Enero de 2021 06:33

Los precios quedaron muy anclados al dólar y los propietarios no bajaron sus pretensiones. Durante enero, llegaron a pagar 1.400.000 pesos por un dúplex.



"Si tuviera esa plata para alquilar todo el verano, me haría una casa en el mismo country", ironizaba en un viral desopilante el conductor Migue Granados después que le pasaron el precio de la casa quinta que alquilaba todos los años con su familia.

Era octubre y el cambio de tendencia obligado por la pandemia llevó a muchos a procurar propiedades en quintas, y los valores pronto se dispararon.


Granados contó entonces que con su mujer y su hija habían alquilado esa misma casa los últimos 4 años. "Primero el alquiler salía 10, después 20, 40 y ahora pedí número para este verano por la gran demanda que hay", explica en el video, y pronto revela: "¡9.000 dólares por mes me pasaron! Un millón y medio de pesos por mes".

La locura por las propiedades en zonas abiertas, rodeadas de verde, con piscina, se replicó en la Costa. "Muchos propietarios entendieron que si en los countries las casas tenían esos valores, por lógica en Pinamar tendrían que ser más caras", explicó a este diario una agente inmobiliaria del exclusivo balneario bonaerense.

Así, en medio de una temporada signada por la pandemia, con controles y protocolos de todo tipo, limitaciones y operadores procurando adaptar los valores, en Pinamar aparecieron propiedades con tarifas tan desopilantes como el video de Granado.

Aunque hubo menos propiedades en alquiler que otros años, estimado en un 35%, porque muchos propietarios que este año no salieron del país resolvieron usarla para sus vacaciones, en Pinamar la oferta todavía es muy amplia.

En Cariló, en estos días con una ocupación del 90%, los valores de un año a otro habían fijado en principio con un incremento del 40%. Luego, cuando el dólar se movió un poco, se reajustaron las tarifas un 10%.

Lo mismo ocurrió en Pinamar y en sus satélites Valeria del Mar y Ostende, que habían fijado valores sobre el 30% y con el reajuste quedaron finalmente en un 40%.

Pero no todos los propietarios fijaron valores guiados por profesionales. "Hubo casos en que propietarios en zona de countries tuvieron mucha demanda y al ver los valores que se publicaban allá (por las zonas aledañas a Caba), consideraron que acá debían ser mucho más altos".

Así, fuera del circuito inmobiliario hay casas en oferta a valores desproporcionados, algunos a más del doble de lo que se cobró por un mes una propiedad de alta gama: nueva, 4 ó 5 dormitorios, a una cuadra y media del mar en la zona norte. Por ejemplo, por todo el mes de enero, esa casa se pagó 8 mil dólares.

Lo mismo en Villa de Mar, en la zona de la frontera, esos edificios modernos paralelos a la linea de playa que cuentan con todas las amenities: 3 dormitorios, 2 cocheras, pileta climatizada dentro y fuera del complejo, servicio de playa, restaurante, cancha de tenis, seguridad y sigue la lista.

"El promedio, en pesos, que se pagó por estas unidades fue de un millón de pesos por enero. Hubo casos de dúplex que se alcanzaron valores un poco más altos, $1.400.000", explicó a Clarín Eduardo Santoro, martillero de Emeese, una respetada empresa familiar con 40 años en el mercado inmobiliario.

Siempre a valores de inmobiliaria, las casas típicas de Pinamar se alquilaron desde los 200.000 a los 450.000. El segmento que quedó al margen del circuito de los alquileres de temporada fue el de los departamentos más chicos. Santoro cree que ocurrió por dos razones, económica la primera, quien acede a ellos tal vez la pandemía lo afectó directamente, y por el temor que provoca alojarse en edificios, donde quizá la posibilidad de contagio aumenta.

Las que tampoco funcionaron fueron las propuestas de los propietarios que fijaron los valores por las suyas, muy por encima de los que el mercado sugería. "Entiendo que quien lo hizo no alquiló, por ejemplo al pedir U$S 10.000 por una quincena", explicó el martillero que tiene el 100% de las casas y departamentos de 4 ambientes de su cartera alquilados y el 90% de los dúplex.

Es decir que por esas casas se llega a pedir más del doble de lo que finalmente se pagó en una inmobiliaria.

Santoro entiende que el boom fue en octubre y que en noviembre comenzaron a verse publicados fuera del circuito propiedades a valores muy altos. "Entiendo que se tienen que haber bajado, tal vez algunos hayan alquilado, y si fue así fueron pocos", señaló.

Desde una oficina de Cariló, una profesional del medio cuenta que que algunas de esa propiedades se alquilaron, pero "porque corredores les pasaron propuestas, aunque ninguna a los valores que pretendían cobrar".

"Perjudica", coincidieron ambos. "Es un valor que no es real, entonces el año que viene en cual nos basamos, en ese, ilógico, o por el que realmente pudo pagar la gente", dijo el responsable de Emeese Propiedades.

Su colega del bosque, sostiene que desvirtúa el mercado y perjudica al destino. "Alguien a quien le hayan pretendido alquilar a esos valores, bien puede pensar que aquí todo funciona del mismo modo, y de ninguna manera es así". /Clarín