Su paso por el gobierno de Alperovich complica la situación de Sergio Kaleñuk, sospechoso en el caso Paulina Lebbos

Jueves, 25 de Febrero de 2021 05:10

COMPLICADO. Al haber sido funcionario público, lo plazos procesales que amenazan con dejar impune el crimen no corren para Sergio Kaleñuk.



Hace exactamente dos años, el tribunal integrado por Carlos Caramuti, Dante Ibáñez y Rafael Macoritto, condenaba a varios ex funcionarios de la gobernación Alperovich por el encubrimiento del crimen de Paulina Lebbos.

En la misma sentencia se incluyeron varios nombres que surgieron durante el debate, de personas que debían ser investigadas como presuntos autores de la desaparición y muerte de la joven estudiante de Comunicación Social.

Cuando la Corte Suprema de Justicia de Tucumán dejó firme el fallo ya habían transcurrido catorce meses, lo que dejó al emblemático crimen al borde de la prescripción, lo que llevó a la Justicia a tomar una decisión.

Los cuatro hombres señalados como posibles autores del asesinato que marcó para siempre la gestión del actual senador José Alperovich, serán citados a declarar como imputados y en base a lo que surja en esa declaración se decidirá su futuro.

Es una carrera contrareloj para todos, menos para Sergio Kaleñuk, quien quedaría afuera de la prescripción de la causa debido a que se confirmó su participación en la administración de Alperovich como asesor de gabinete en la Secretaría General de la Gobernación.

Los tiempos procesales que corrieron desde que se cometió el crimen hasta alcanzar casi los 15 años que, si se vencen sin novedades lo dejarían impune, se detienen cuando se trata de un funcionario público.

Kaleñuk ya fue sobreseído como posible encubridor, pero los datos que salieron a la luz en base a inconsistencias en su testimonio, contranstado con el de otros testigos, lo complicaron hasta dejarlo en el rol de sospechoso de haber participado en el crimen.

Concretamente, el hijo del secretario privado de Alperovich, Alberto Kaleñuk, dio un detalle de sus actividades en las horas posteriores a la desaparición de Paulina, pero sus afirmaciones fueon desmentidas por otros testigos.

El ya fallecido Daniel Paz (ex chofer privado del senador Alperovich), Gustavo “El Gordo” González (líder de “La Inimitable”, la barrabrava de Atlético) y Rubén Urueña (presidente de CC), desvirtuaron la coartda de Sergio Kaleñuk.

También los informes de las compañías telefónicas resultaron contundentes. El día clave en el caso estuvo en Yerba Buena a una cuadra del también sospechoso César Soto y en la zona donde el celular de Paulina Lebbos se activó por última vez.