Delincuentes sufrieron amputaciones en distintos enfrentamientos con la policía y ahora roban en muletas

Lunes, 14 de Junio de 2021 08:23

Juan Carlos Gauna es un ladrón reincidente al que el hecho de haber perdido una pierna en un enfrentamiento con la policía no le resulta un obstáculo en su carrera criminal.



Luis Alberto Gauna usa muletas desde que resultó herido de gravedad en un tiroteo y debieron amputarle parte de la pierna izquierda. Sin embargo, esta circunstancia no resultó un impedimento para que irrumpiera con fines de robo en una galería de Merlo, Buenos Aires.

A partir de la reconstrucción del asalto realizada por los investigadores policiales y judiciales se pudo determinar que el 23 de mayo pasado, minutos antes de las 2, trepó por el refugio de la parada de colectivos en la avenida Balbín y Antofagasta, de Merlo. Desde allí, pasó al techo de la galería situada al costado de la caseta, forzó las chapas del techo, rompió un vidrio e irrumpió en el local, donde entró por asalto en una panadería y un quiosco.

Los movimientos de Gauna en la galería fueron grabados por una cámara de seguridad. Grande fue la sorpresa de los policías cuando advirtieron que al asaltante le faltaba una pierna. Luego de apoderarse del botín que había guardado en una mochila, el imputado escaló hasta el techo, levantó la chapa que había forzado anteriormente y huyó.

Al llegar a la calle, se dirigió hasta una remisería cercana, abordó un auto de alquiler y se dirigió a su casa, situada en el mismo barrio. A partir de una investigación encarada los efectivos de la comisaría local, con el aporte de los vecinos y comerciantes que trabajan en la galería, el fiscal de Morón, Claudio Oviedo identificó al sospechoso y solicitó su captura.

Cuando los detectives de la policía bonaerense revisaron el prontuario, comprobaron que Gauna tenía ocho condenas con penas de entre un año y ocho meses de prisión por robo e intento de hurto. Al tratarse de penas tan leves pasaba poco tiempo detenido, a pesar de que era multirreincidente.

La misma mañana que Gauna fue detenido en Merlo, otro ladrón que necesitaba muletas para movilizarse fue apresado en la esquina de Figueredo y Montiel, en Ingeniero Budge, Lomas de Zamora, cuando asaltaba un colectivo de la línea 541. Los policías que arrestaron al asaltante, de 21 años, le secuestraron un revolver calibre .32. Según fuentes policiales, el sospechoso, al que, como a Gauna, le amputaron una pierna por una grave herida que sufrió durante un tiroteo con un efectivo, hace tres años, también habría sido responsable de otro asalto contra un colectivo de la misma línea, ocurrido el 24 de mayo pasado.

Mientras tanto, un ladrón de 15 años que recurre al uso de muletas para poder movilizarse asaltó una fiambrería y una peluquería situadas frente a la estación de trenes de Monte Grande. Según fuentes policiales, el sospechoso fue apresado en dos oportunidades durante este año, pero fue liberado porque es menor. /La Nación