Cómo hizo "El rey de las finanzas" para conseguir que decenas de incautos tucumanos le entregaran sus dólares

Domingo 19 de Mayo de 2024, 10:30





Una de las más de 100 personas que denunciaron a Sebastián González (45 años) y su financiera, Soramus S.A., por estafas, declaró que lo conocía desde hacía más de 15 años. Si le hubieran preguntado hasta el año pasado, habría afirmado que era una excelente persona. Sin embargo, hoy, si tuviera que describirlo en una palabra, diría que es un despiadado. Así lo manifestó una mujer que pidió mantener su nombre en reserva y se identificó solo como G. N. Añadió que todos lo conocían como "el rey de las finanzas" y que muchos de los afectados eran amigos suyos de años.

Las fuentes solicitan preservar sus nombres debido a la gran cantidad de dinero que invirtieron y que no han podido recuperar en más de un año. Los entrevistados coincidieron en destacar que la firma Soramus S.A. les parecía confiable por varias razones:

- La tasa de interés que ofrecían no era excesiva. Explicaron que pagaba medio punto o a veces un punto más que un banco. La ventaja era que se podían retirar los fondos una vez por semana, en lugar de una vez al mes como en el sistema de plazo fijo, explicó F., otra de las afectadas, quien confió a la empresa los fondos heredados tras la venta de la casa materna.

- La financiera contaba con una mutual que prestaba dinero a clientes selectos, incluyendo a empresas solventes y a dependencias estatales y municipales. Otro inversor, R. L., relató que les daba cierta tranquilidad saber que el dinero no se prestaba a cualquiera, sino que se movía dentro de un mismo círculo, "con gente confiable". A comienzos de año, R. L. decidió demandar a la financiera por incumplimientos.

- La confianza en el líder. Sebastián González dirigía la empresa y, según algunos denunciantes, llevaba 20 años en esta actividad. A veces trabajaba con otros socios, no siempre bajo el nombre de Soramus, pero sus allegados y quienes invirtieron con él desde el principio dijeron que los buenos resultados le hicieron ganar mucho respeto en el sector. Esa buena fama le permitió contar no solo con la confianza de su entorno, sino también con la de los familiares de esos inversores, atraídos por la promesa de solvencia y buenas ganancias. F. mencionó que ella misma arrastró a su hermana a esta situación. Añadió que dividió su herencia en dos; con una parte compró una prótesis que necesitaba y la otra la invirtió en la financiera.

Julio M., quien invirtió el dinero de una indemnización, resumió que lo veían como al rey Midas.

La buena fama y la solvencia de González comenzaron a tambalear alrededor de julio del año pasado, cuando los inversores empezaron a tener dificultades para retirar sus fondos. Sin embargo, el respaldo ganado durante tantos años permitió a González prolongar la situación hasta diciembre, cuando convocó a una reunión. Allí, explicó que estaba enfrentando problemas debido a la situación económica generada por el cambio de gobierno nacional y prometió que en seis meses se recuperaría. Ese mismo mes recibió la primera denuncia en su contra.

Muchos inversores decidieron esperar, ya sea por la confianza que le tenían o porque no tenían otra opción. Informaron que en los últimos meses era muy difícil encontrarlo en las oficinas de La Madrid al 400. G. N. relató que en marzo lo encontró hablando con un hombre a quien expulsó al amenazar con denunciarlo. González le respondió que no podía reclamarle nada si había invertido dinero en negro.

G. N. también detalló que su última inversión fue a comienzos del año, sin saber de los problemas que ya estaba enfrentando la financiera. Relató que, cuando le reclamó por lo que estaba sucediendo, González le contestó que usó su dinero para pagar a quienes lo estaban presionando, porque sabía que ellos no le harían nada.

El fiscal Mariano Fernández, de la Unidad de Estafas, Usurpaciones y Ciberdelitos, ya ha recibido más de 100 denuncias por este caso, aunque las víctimas estiman que puede haber al menos 300 afectados. El fiscal allanó las oficinas y las casas vinculadas al acusado, donde solo encontró a la madre de González y a su ex esposa. El investigador ha solicitado la orden de captura para el “Rey de las Finanzas” y está investigando también la participación de otras personas que trabajaron en la financiera y la mutual.

Los damnificados relataron que, en los pasillos del edificio de Tribunales, fueron conociendo muchas historias terribles, como la de una persona que invertía con la esperanza de pagar la fiesta de 15 años a su hija. Esto lo señaló F., quien será asistida por el abogado José María Molina.

N. D., representada por el abogado Ricardo Scheuermann, dijo que varios de los damnificados dudaron entre denunciar o esperar un poco más, ya que González había cumplido durante muchos años. Sin embargo, al ver la fila de denunciantes en Tribunales, se dieron cuenta de que González se había esfumado, no respondía mensajes y nadie sabía dónde estaba.