Empresario mató a un abuelo de una patada voladora en el pecho frente a su nieto de 11 años

Martes 11 de Junio de 2024, 12:18

Tiago Gomes de Souza mató a Cesar Fine Torresi de una patada voladora.



Un hombre de 77 años murió tras recibir una patada voladora en el pecho frente a su nieto, un niño de 11 años, en medio de una discusión de tránsito en la ciudad de Santos, en el litoral paulista. El caso ocurrió en el barrio de Aparecida, el agresor, un empresario de 39 años, huyó a un supermercado cercano, donde fue finalmente detenido.

La víctima fue identificada como César Fine Torresi. Según el informe policial, el abuelo cruzaba la calle con su nieto el sábado cuando un auto Jeep Commander frenó de golpe y Fine Torresi se apoyó en el capó sin causarle ningún daño. Cuando la víctima y su nieto terminaron de cruzar, el conductor se bajó del auto y sin mediar palabra le dio una patada voladora en el pecho al hombre.

El abuelo cayó y quedó tendido en el piso, inconsciente, tras golpearse la cabeza contra el asfalto. Testigos llamaron a la policía y al SAME y una ambulancia traslado de urgencia al anciano a un hospital, donde quedó internado por traumatismo craneoencefálico. Fine Torresi sufrió tres paros cardíacos y murió el domingo a la madrugada.

El agresor tenía antecedentes por desacato

Testigos comenzaron a increpar al agresor, el empresario Tiago Gomes de Souza, de 39 años, que huyó a un supermercado, donde fue finalmente detenido. El empresario fue imputado por lesiones corporales seguidas de muerte y se negó a declarar.

“Los hechos demuestran, en principio, la indisciplina del investigado y su desprecio por los valores esenciales para la paz social, lo que justifica la conversión rigurosa de la detención flagrante a preventiva, para preservar el orden público”, señaló la justicia.

El hombre ya tenía antecedentes por desacato, cuando tildó de “mediocres” a policías que intervinieron por una discusión que tenía con otro automovilista en una estación de servicio en Noche Vieja de 2021.

El dolor de la familia del abuelo

El hijo de la víctima, Bruno César Fine Torresi, de 38 años, dijo que no podía entender el motivo de la actitud agresiva del sospechoso. “No entendemos cómo una persona puede tener esa actitud hacia un anciano de pelo blanco con un nene a su lado”, declaró al sitio g1.

“Este fin de semana mi papá vino a visitarnos e iba al shopping con mi hijo de la mano. [...] Su rutina era visitar a sus tres [hijos] en cada ciudad, y pasear con sus nietos”, añadió.

La nuera de la víctima definió a su suegro como una persona “superbuena”, un hombre trabajador y un excelente padre y abuelo. “En su velorio todos quedaron conmocionados” por su muerte “tan trágica, dolorosa e inesperada”, concluyó. “Estamos tratando de comprender qué llevó a esta persona a cometer un acto tan cruel “, afirmó. /TN